Ganadería de Vinhas de Santa Coloma

Ampliar Portada

13 abril de 2013.

A las cinco de la tarde partimos hacia la ciudad portuguesa de Setúbal, con el fin de pernoctar en ella para el día siguiente poder visitar la ganadería de VINHAS de Santa Coloma.

Al día siguiente, a las nueve da la mañana, estaba el ganadero en la puerta del hotel para conducirnos a su ganadería sita en Aguas de Moura (Palmela) a unos 15 km de hotel. A la llegada, fuimos muy cordialmente recibidos por la esposa del ganadero y los trabajadores de la finca que estuvieron a nuestra disposición durante toda la visita.

Después de tomar unos bollos caseros típicos de la zona y bebidas calientes o frías, partimos en un remolque debidamente adecuado a conocer la extraordinaria finca de 3.400 hectáreas. En dicha finca pudimos observar una gran variedad de flora y caza, destacando unas extensiones grandes de viñedos de distinta clase de uva. Nos acompañaron a caballo garrocha al hombro, el ganadero, el mayoral y el hijo de este. Los dos últimos, vestidos al estilo andaluz y no al estilo "campiño" portugués.

Por el corredor de los toros, (de más de de 2 kms.), fuimos entrando a los diferentes cercados donde tenían las seis corridas de toros de rejones para distintas plazas de Francia y Portugal, más una de relleno, (45 toros). Los utreros no los “sacan” para espectáculos, prefieren aguantarlos un año más. Pasamos a otros cercados donde tenían las vacas de vientre con un semental para cada 25 vacas aproximadamente y un total de 100. Uno de los sementales, hecho en la misma “casa” y de la línea Buendía. Los otros cinco son comprados, pero todos de sangre Santa Coloma.

Nos colocaron en un punto del corredor para ver llegar las seis vacas escogidas que iban a ser “tentadas” esa tarde, desde donde se veía una panorámica frontal inmejorable. 

Una vez encerradas las vacas elegidas, vimos un poblado donde viven ex trabajadores de la finca y una capilla de más de tres siglos que sobrevivió al terremoto de Lisboa a mediados del siglo XVIII. La capilla se comunica con la “casa palaciega” a través de una puerta en la planta baja y dos celosías en la planta superior. En ella se celebran todo tipo de actos religiosos con solo solicitarlo cualquiera que lo desee. 

Después de la visita al poblado y a la Capilla pasamos a la citada mansión para reponer fuerzas en un aperitivo con productos caseros y vino de cosecha propia, todo ello de exquisito paladar. En el aperitivo, se sumaron a nuestro grupo, D. Mario Vinhas y Sra. (conocidos cariñosamente como los abuelos), un fotógrafo y reportero local, uno de los novilleros que por la tarde participaron en la “tienta” llamado Manuel Díaz Gomes y el ex matador de toros Luis Gonçalves, con los que mantuvimos una agradable tertulia taurina y en la que el ex matador nos contó sus recuerdos en la plaza de las Ventas en las nueve ocasiones que pisó este ruedo. Tras el aperitivo, pasamos a un salón contiguo con una preciosa decoración de estilo antiguo en la que se mezclaban muebles de distintas épocas. Allí estaba preparada una mesa con mucho gusto y estilo en la que degustamos los alimentos variados y del lugar. 

Terminada la suculenta y exquisita comida, pasamos a la plaza de “tientas” para ver la selección de las vacas apartadas para este evento. Con la atención debida de los ganaderos al comportamiento de la lidia y dirigida por el ex matador de toros Luis Gonçalves, resultó muy interesante y así concluimos la visita. Sobre las 19,00 H. partimos hacia Madrid con la satisfacción de haber pasado un día agradable y la seguridad de aumentar el número de amigos en nuestra Asociación. Gracias, ganadero. 

Haga clic encima de cada imagen para poder ampliarla.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos