Ganadería Javier Molina

Ampliar Portada

Por la mañana, pero no muy temprano partimos desde Palma del Río con dirección a la finca “El Sardinero” situada en el término de Villanueva del Río y Minas (Sevilla), donde pasta la ganadería de “Javier Molina”, que estos dos últimos años ha lidiado en Madrid novilladas interesantes. A la entrada de la finca nos esperaba el mayoral José Maria y su sobrino Juan Antonio, Don Rafael Molina representante de la divisa sevillana se encontraba de viaje y no pudo acompañarnos.

La finca de unas 800 hectáreas de extensión se encuentra en una zona de la sierra sevillana donde pastan otras muchas ganaderías de bravo, las encinas y algún alcornoque abundan en el “Sardinero”, se notaba que las lluvias habían sido abundantes últimamente por allí .Enseguida subimos a los todo terrenos y dos remolques y nos dirigimos a un corredero donde vimos los toros de una manera mas que original y muy de cerca, no muy ancho y con pendientes hacia allí se encaminaban los toros y novillos dirigidos por dos vaqueros montados en dos preciosos caballos blancos, una vez que consiguieron sacarlos de los apartados donde estaban con ayuda de los bueyes, los coches pegados al muro del corredero y todos en silencio como en la Maestranza, solo se oía el golpear de las pezuñas con el suelo, una imagen preciosa , los toros y novillos de un lado para otro y parándose en una pendiente a mitad del recorrido, destacar que tanto los toros como los novillos mostraban muy buen aspecto, lustrosos, aunque a los utreros quizás les faltara coger algo de remate, gustaron el número 3 y el 7, ojala vengan a Madrid donde en el mes de Julio veremos una novillada de este hierro sevillano, otro encierro irá a Sevilla y uno más a Zaragoza.

Posteriormente y subiendo por una empinada cuesta fuimos a ver la plaza de tientas y el cortijo, vimos las cuadras de los caballos, animal que comparte cariño con el toro en la familia Molina y una ermita preciosa donde se han casado varios miembros de la familia. Después de reponer fuerzas con un pequeño aperitivo abandonamos la finca “El Sardinero” dando gracias a nuestros anfitriones por el trato recibido y deseando suerte para esta temporada a la familia Molina.

Haga clic encima de cada imagen para poder ampliarla.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos