Javier Cortés, preparado para la alternativa

Ampliar Portada

20 septiembre 2009 | Escrita por Luis Esteban

Se lidiaron seis novillos de Flor de Jara, desiguales de presentación y de comportamiento. Bien presentado, aunque muy alto, flojo, noble y bajo de casta, el primero. Alto, pero sin trapío, flojo y noble, el segundo. Bien presentado, noble y con cierta casta, el tercero. Basto, manso y descastado, el cuarto. Bien presentado, bonito de hechuras, bravo y noble, el quinto. Bien presentado, manso y complicado, el sexto.


Julio Parejo: de verde y oro. Cuatro pinchazos (silencio tras aviso). Estocada caída (silencio). Pinchazo y estocada caída (silencio). Estoqueó tres por el percance de Moreno Muñoz.

Javier Cortés: de azul marino y oro. Estocada y cuatro descabellos (ovación con saludos tras aviso). Estocada atravesada (oreja).

Moreno Muñoz: de blanco y oro. Pinchazo y estocada baja al encuentro (ovación con saludos). Herido.


Presidente: Julio Martínez, sin problemas. Un quinto de plaza, en tarde agradable de temperatura. Destacó con los palos, Pedro Lara que saludó tras banderillear al quinto de la tarde.


El novillero madrileño, Javier Cortés, ha sido el triunfador absoluto de la tarde de hoy. Ha demostrado estar plenamente capacitado para dar el salto al escalafón superior. Su toreo poderoso y de mano baja pide a gritos el toro.

Han sido ya muchas las veces que le hemos visto en este coso y, casi siempre, ha dejado buen sabor de boca. Al principio de esta campaña dio un toque de atención con una gran faena a un novillo de Nazario Ibáñez que estropeó con la espada, lo que le impidió salir a hombros. Hoy se ha reafirmado, con una actuación muy seria durante toda la tarde.

Tuvo enfrente dos novillos totalmente diferentes. El primero de ellos, resultó flojito y muy pastueño. Ante él, se le vio siempre muy a gusto. Realizó un trasteo muy templado aunque sin poder obligar a su enemigo. Perdió un posible trofeo por el descabello.

El quinto, fue un gran novillo. Bravo y exigente, arrastrando siempre el hocico por la arena. Había que tragar mucho en los primeros muletazos de la serie, para luego someterlo, cosa que logró la mayoría de las veces. Consiguió muletazos muy largos, templados y de mano baja. Hubo una serie magnífica al natural, rematada con un pase de pecho de cartel de toros. Estuvo en todo momento centrado y tranquilo, con la cabeza despejada y un valor sereno. Mató bien (parece haber mejorado en la que era su asignatura pendiente) y cortó una oreja de ley.

Ese, que hizo quinto, fue el mejor de una desigual novillada santacolomeña de Flor de Jara (antes Bucaré). Hubo otro buen novillo para el torero que fue el tercero. Primero y cuarto, resultaron muy bajos de casta. El sexto, fue el complicado y peligroso del encierro.

Moreno Muñoz, sólo pudo estoquear a su primer enemigo, pues fue volteado aparatosamente al entrar a matar y ya no pudo salir de la enfermería. Antes, había estado muy voluntarioso, pero por debajo de su oponente. Demostró estar poco rodado y no terminó de acoplarse.

Por su parte, Julio Parejo, se vio con tres novillos en los que naufragó. Sin recursos, se mostró falto de ideas y de ganas. Además, mató mal a los tres.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos