Juan Ortega y el toreo eterno al natural

Ampliar Portada

Plaza de toros de Las Ventas, feria de Temporada. Festejo del 15/08/2019 con toros de Martín Lorca - Escribano Martín -

Corrida en honor a la Virgen de La Paloma. Se lidiaron cinco toros de Martín Lorca y un sobrero (el 5º toro) de Osborne. Muy bastos y feos de hechuras, con excesivo peso, bajos de bravura, casta y fuerza. El sobrero de Osborne, tenía aspecto de buey, indigno para Madrid.


Fernando Robleño: Estocada entera (saludos) y pinchazo y media estocada (palmas).

Sebastián Ritter: Pinchazo y estocada atravesada (saludos) y pinchazo y tres descabellos (silencio):

Juan Ortega: Estocada atravesada (saludos) y tres pinchazos y media estocada (silencio).


Presidente: D. Gonzalo J. de Villa Parro. No debió aprobar al sobrero de Osborne. En la tarde debió de haber devuelto algún toro más por falta de fuerza, el resto sin complicaciones.

Suerte de varas: Se picó muy poco, debido a la falta de fuerzas de los animales.

Otros: Fernando Robleño salió a saludar tras el paseíllo, tras la ovación que recibió por parte de la afición por el reciente fallecimiento de su abuela. Sebastián Ritter brindó su primer toro al doctor D. Máximo García Padrós, ya que volvía tras la grave que recibió en San Isidro. Según la empresa hubo 6.249 espectadores.


Se celebraba la corrida de la festividad de la Virgen de la Paloma, sin duda la fecha más taurina del año, pero al salir de la plaza los aficionados solo hablaban de lo único bueno de la tarde: ¡Vaya naturales de Juan Ortega!

La corrida de Martín Lorca, fue bastante fea de hechuras, basta, excesiva de peso, muy blandos y en general muy baja de casta. Es una fecha complicada para la empresa, ya que muchos aficionados están en periodo vacacional y además coincide con la feria torista  de Cenicientos. El cartel era interesante pero la ganadería, no. Necesita un descanso en esta plaza, la empresa con este cartel debió de anunciar otro hierro con más categoría.

Abría la tarde Fernando Robleño, que lidió un primero toro protestado por su invalidez, el presidente debió de devolverlo. Robleño realizó una faena aseada, sin ningún tipo de emoción. La estocada fue lo mejor de la lidia. En su segundo, un toro de 691 kilos, le pudo recetar un par de verónicas y una media de bella ejecución. En la faena de muleta el toro tuvo movilidad y Robleño aprovechó esa inercia para ligar, especialmente una buena tanda con la derecha, de buena factura. El toro se vino un poco abajo y la faena también.  

El colombiano Sebastián Ritter, tras devolverse el segundo toro por falta de fuerzas, lidió al que hacía en quinto lugar. Tras desarmar  el toro el burladero del 7, Ritter inició la faena de muleta, obligando mucho al toro con doblones, tenía buena condición pero el toro no aguantó esa mínima exigencia. Su segundo, el sobrero de Osborne, no debió de ser aprobado por la mañana. Un toro con aspecto de buey. Mal el presidente por aprobarlo y peor aún, mal el ganadero por embarcar semejante animal. Increíble que en Osborne, no tenga un toro de Madrid más digno y de mejor presentación. Fue muy protestado de salida, en la muleta tuvo nobleza, pero sin ningún tipo de emoción.

Volvía Juan Ortega, este año muy esperado por la afición venteña. En su primero lidió un toro muy flojo de remos, se le cuidó demasiado en los primeros tercios, buenos puyazos de colocación, pero prácticamente sin picar. Aún así pudo dejar un par de verónicas de bella estampa. Desde el inicio de faena se vio la torería que atesora Ortega, con doblones y trincherazos de mucha calidad. Trascurría la faena sobre la mano derecha cuando un aficionado desde el tendido gritó “Juan, hay que atacar ya al toro”.

Ortega parece que le escuchó y empezó a torear de forma muy buena al natural, de uno en uno debido a la poca fuerza del toro. Naturales soberbios, rematados en la cadera, que hicieron que rompiera Madrid. El toreo eterno y de verdad, el toreo que gusta mucho en Madrid y en todas partes. Se torció todo con la espada, tal vez hubiese cortado una oreja, por ese ramillete de naturales. En el sexto abrevió pronto con un macheteo, ya que se quedaba corto el toro, sobretodo por el pitón derecho. Esperemos que esos naturales le sirvan para verlo en la próxima Feria de Otoño.

Haga clic encima de cada imagen para poder ampliarla.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos