La diferencia entre una paparrucha y una corrida de toros

Ampliar Portada

30 de mayo de 2014 | Escrito por Carlos M. Hernández Basilio | Fotografías de Constante

Después del escándalo de ayer, donde toreros, ganaderos, empresarios, veterinarios y presidente se rieron a mandíbula batiente de la sufrida afición de las Ventas, hoy hemos vivido una corrida de toros.

No ha sido una buena corrida, pero sí una corrida “de verdad”. Los toros de El Montecillo, altos de agujas, hechos cuesta arriba, duros, difíciles y con sentido han obligado a sacar la casta a los de luces. Y estos la han sacado. Hoy nadie se ha aburrido en la plaza. La sensación de peligro ha estado presente toda la tarde, y la grandeza de este espectáculo se basa en que los que están sentados en el tendido se emocionen y sientan que no serían capaces de hacer lo que hacen los que están en el ruedo.

Los que han estado hoy, por primera vez, en los tendidos volverán. Los que estuvieron ayer no. Esa es la diferencia entre una paparrucha y una corrida de toros. Tomen nota los taurinos del “marketing”.

Toros de El Montecillo. Encaste Domecq. Corrida pronta, aunque sin clase en el caballo y exigente, difícil y con sentido en la muleta, salvo el flojo 2º. Alta de agujas y cuesta arriba.

1º) Carpetón. El Montecillo. Nº 11. Nacido en Septiembre del 2009. Castaño, bragado, meano, axiblanco. 553 Kg. Bien presentado, el picador no consigue agarrarse en ninguna de las dos varas dejando el toro crudo. Con movilidad, dificultad y emoción en la muleta. Aplaudido en el arrastre.

2º) Balancín. El Montecillo. Nº 29. Nacido en Septiembre del 2009. Castaño oscuro, listón. 508 Kg. Recibe una vara sin apretar y se simula la segunda. Flojo, soso y sin clase en la muleta.

3º) Farruco. El Montecillo. Nº 18. Nacido en Septiembre de 2009. Negro. 565 Kg. Se le pica sin poner en suerte, apretando en la primera vara y saliéndose suelto de la segunda. Desarrolla sentido y peligro en la muleta. Pitos en el arrastre.

4º) Raspiya. El Montecillo. Nº 20 Nacido en Septiembre del 2009. Castaño oscuro. 605 Kg. Lidiado en quinto lugar. Acude pronto al cite del picador, aunque embiste al caballo sin clase, con la cara alta y saliéndose. Sin humillar, con sentido y pidiendo el carnet en la muleta.

5º) Triunfalista. El Montecillos. Nº 23. Nacido en Septiembre de 2009. Castaño, listón. 562 Kg. Lidiado en cuarto lugar por estar Abellán en la enfermería. Aprieta en la primera vara y se simula la segunda. Sin clase ni repetición en la muleta.

6º) Mensajero. El Montecillo. Nº 7. Nacido en Diciembre de 2009. Castaño listón. 595 Kg. Manseando y saliéndose suelto en el caballo. Difícil y sin humillar en la muleta.


Miguel Abellán: De blanco y plata. 1º) Estocada que hace guardia, pinchazo sin soltar, estocada y cuatro descabellos. OVACIÓN Y PASA A LA ENFERMERÍA. 4º) Estocada hasta la bola, un aviso y rueda sin puntilla. OREJA.

Paco Ureña: Caña y oro. 2º) Estocada delantera, SILENCIO. 5º) Estocada caída. OVACIÓN Y PASA A LA ENFERMERÍA.

Joselito Adame: Sangre de toro y azabache. 3ª) Media tendida, pinchazo y estocada muy caída. SILENCIO. 6º) Media caída. Un aviso. PALMAS.


Presidente: Don Cesar Gómez. Sin problemas. Acertó al conceder la oreja a Miguel Abellán, pues la petición era mayoritaria, y premiaba su labor en el cuarto y la torería derrochada por el diestro de Usera durante toda la tarde.

Suerte de varas: Solamente podemos destacar una vara de Oscar Bernal en el 3º y otra de Pedro Iturralde en el 5º.

Cuadrillas: En las cuadrillas, a destacar los dos pares de Domingo Siro en el 4º, asomándose al balcón.

Incidencias y otros: Tarde fresca de temperatura y muy ventosa, lo que dificultó la lidia durante toda la tarde. Más de tres cuartos de entrada sin necesidad de anunciar figuras del G-5.


Miguel Abellán ha mostrado durante toda la tarde que no venía a “echar un baile”. Desde las tres largas cambiadas de rodillas al primero, hasta la estocada del cuarto, el de Usera ha estado toda la tarde hecho un “tío”. En su primero sufrió una voltereta espeluznante cuando lo citaba de largo que le obligó a pasar a la enfermería, escuchando una fuerte ovación tras matarlo mal. Cuando la tarde invitaba a quedarse en la cama, Abellán salió a matar su segundo toro, en el que logró muletazos buenos y emocionantes, y tras matarlo de una estocada hasta la bola, paseó la oreja más unánime que recuerdo de toda la feria.

Toros día 30 de mayoPaco Ureña mal en su primero, un toro flojo y descompuesto. Se la jugó en el quinto, muy molestado por el viento, recibiendo una impresionante cornada tras la que siguió toreando, cojeando ostensiblemente y “asustando al miedo”. Entró por su propio pié en la enfermería en medio de una fuerte ovación, cruzándose con Abellán que salía. Que duro y que grande es esto.

Joselito Adame tampoco se ha quedado atrás. Ya había presentado su tarjeta de visita toreando por delantales en un quite al toro de Ureña. En su primero, un toro que cortaba la embestida con peligro, realizó una faena “a la antigua”, en un macheteo por bajo que resultó aplaudido. ¿Quién dijo que torear es sólo dar naturales y derechazos? Volvió a jugársela en el que cerraba plaza, cuya faena comenzó con estatuarios muy quietos y terminó mostrándonos la dimensión de torero con valor de verdad que tiene este mejicano.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos