LA FIESTA EN CRISIS

Ampliar Portada

15 Mayo 2010 | Escrito por Ricardo Anguas | Fotografías de Constante

Corrida de toros. Fueron lidiados cuatro toros de Garcigrande y dos de Domingo Hernández, éstos corridos en cuarto y quinto lugar y los seis de procedencia Domecq-Díez. Muy justos de presencia para Madrid, sin cuajo ni trapío adecuado para esta plaza, sin hechuras, ni fuerza alguna, raza nula y descastados. Los más destacados, primero por su nobleza y el desplazamiento por el pitón derecho del manso sexto.


JULIÁN LÓPEZ” EL JULI”:(castaño oscuro y oro). Dos pinchazos y caída y en su segundo pinchazo y estocada entera desprendida. Ovación con saludos y silencio.

SEBASTIÁN CASTELLA: (fucsia y oro). Pinchazo hondo y media caída y en su segundo dos pinchazos infames en la paletilla, pinchazo en buen sitio, tendida de colocación y cuatro descabellos. Ovación con saludos y silencio.

DANIEL LUQUE: (azul pavo-celeste y oro). Tendida, trasera y desprendida y media y en su segundo bajonazo, metisaca infame en la paletilla, tendida arriba y descabello. Silencio y silencio.


Picadores: siguen en su línea de siempre, mal, todos mal picados, traseros y sin estar los cornúpetas debidamente castigados.

Presidente, inclemencias meteorológicas y aforo: se sentó en el palco don Julio Martínez Moreno, directamente no presidió, sin autoridad, sólo por presencia de los animales no debió pasar el reconocimiento ninguno, pues no eran aptos para la plaza más importante del mundo; en el sexto, que era muy manso, no dio la orden adecuada para que los picadores estuviesen debidamente colocados, sigue sin tomar medidas a los subalternos que giran alrededor del toro para que éste doble, a pesar de que no esté bien matado por su matador. Tarde de sol y nubes, fresquita. Lleno en los tendidos; por primera vez en San Isidro 2010, lleno de “no hay billetes”.

Incidencias: carteles en el tendido 7, en protesta por los quehaceres de la empresa adjudicataria.
 


Las figuritas de hoy día no es que no quieran dar lidia y muerte a toros de las ganaderías consideradas “duras” sino que, incomprensiblemente, ya que tienen el poder de acceder a cualquiera, además no eligen una ganadería con mínimas posibilidades de garantía. Esto le ha sucedido el día de S. Isidro al primer espada Julián López “El Juli”, que venía de arrollar en Valencia y Sevilla pero en Madrid el planteamiento no era el necesario, a priori. Que conste que, personalmente, aunque tuvieran sus razones y sin estar en desacuerdo en algunas acciones de un grupo del tendido 7, creo que no se puede exagerar tanto la predisposición a ver no torear a un torero.

Por otra parte, hay toreros que deben arrear para intentar llegar a la dimensión de “EL Juli”, en esta ocasión el francés Sebastián Castella, que no estuvo a la altura de complacer a los buenos aficionados, pues la dimensión que da en sus últimas actuaciones no es para llegar a número uno, ni tampoco para intentar acercarse.

Daniel Luque, es quien cerraría el cartel de este 15 de mayo, un torero que parece que nos lo quieren vender como figurita, hartos de verlo en Sevilla y aquí en Madrid ya estamos aburridos ¡¡Y lo que nos queda todavía!! Espero que el tiempo no me dé la razón.

Centrémonos en el día de hoy. El toro más accesible fue el primero, castaño, corto, noble y sin fuerza e incomprensiblemente no fue cuajado por “El Juli”, pues tanto él como su cuadrilla no lo lidiarían ni aceptablemente. Con la muleta, lo más destacado dos series, pero lo que más predominarían serían los enganchones y que no estuvo a la altura de ese medio-toro. En su segundo, mejoraría un poco la lidia. ”El Juli” correcto técnicamente pero sin transmisión.

Castella, en su primero, tras una brega limpia y sin lucimiento en banderillas, llega a la muleta y no nos enseñaría al toro, descolocado, precipitado, embarullado…Se acerca a los pitones y empieza su festival, calentando a su público ignorante, todo esto con el correspondiente respeto al francés. En su segundo, el matador no le daría la lidia adecuada y sin más probaturas intenta torear. Claro está, todo le saldría mal, el torero se limitaría a hacer gestos y aspavientos y nada más.

Luque se limitaría a estar toda la tarde fuera de sitio, tanto en sus toros, como en los restantes. En sus dos toros, no se cruzó ni templó en ningún momento. Todo mal y lo que es peor ni actitud, ni disposición…

En fin, ningún puyazo bueno, ningún par de banderillas lucido, ninguna brega como mandan los cánones, ninguna estocada buena, en fin…¡¡a esperar!! hasta no sé cuando, pero con la misma ilusión todos los días.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos