La Plaza de Madrid es un auténtico chiste

Ampliar Portada

05 Septiembre 2010 | Escrito por Mario de los Reyes Muñoz | Fotografías de Constante

Novillada con picadores. Ciclo Ocho naciones. Cinco novillos de El Jaral de la Mira y un sobrero de Los Chospes (4º bis). Aseados de presencia y de juego variado. Flojos de fuerza, mansos, de juego desigual, destacando el quinto y el sexto. El sobrero noble y embestidor.


TOMASITO: (grana y oro): silencio tras aviso y silencio.

MIGUEL MANZANO: (grana y oro con remates en negro): silencio y silencio tras aviso.

SERGIO BLANCO: (blanco y oro): silencio tras aviso y ovación tras aviso.


Tercio de varas: los varilargueros hoy han estado bastante mal.

Primero – Jacques Monnier – El animal recibe un primer puyazo trasero y caído de colocación, el toro cumplió a arreones, pero sin terminar de romper, después se limitó a marcar el hierro, el toro volvió a medio cumplir pero de un solo pitón, estuvo mucho tiempo en el peto. En el segundo encuentro con los del castoreño recibe un castigo leve trasero y caído, se vio obligado a rectificar y llegó a salir suelto del peto.

Segundo – Israel de Pedro – El toro fue muy a su aire. Recibe una primera vara trasera y caída de colocación, después se limitó a marcar el hierro, el toro medio cumple, mucho tiempo en el peto sin ir nadie al quite. En el segundo encuentro con el toro, pasando la segunda raya del tercio, se limito a marcar el hierro, el toro no se empleó y salió suelto. El animal en estos primeros tercios dio síntomas de estar nulo de fuerza.

Tercero – Santiago Pérez – El toro va al relance al caballo, cuando este pasaba por el tendido 10; no le dieron casi nada, el novillo se fue a los cuartos traseros del equino y terminó saliendo suelto. En la segunda entrada el picador perdió la vara. En la tercera vara, el animal volvió a ir al relance, en el tendido 10 y recibe un castigo leve, el toro no se emplea y sale suelto.

Cuarto – Vicente Javier Antón – El novillo hizo un primer amago de ir al caballo nada más salir al ruedo, finalmente lo impidió un banderillero. En la primera vara recibe un puyazo trasero de colocación, no le terminó de dar y se limito a marcar el hierro, el novillo se terminó durmiendo en el peto. En su salida desarmó del capote a Miguel Manzano. En la segunda vara el varilarguero se limitó a marcar el hierro, el toro no se emplea, durmiéndose en el peto y terminó saliendo suelto.

Quinto – Luciano Briceño – El animal al primer encuentro fue al relance, recibe un castigo un poco trasero de colocación, sacó al caballo fuera de la segunda raya del tercio del tendido 8 y 9 y estuvo mucho tiempo en el peto. En la segunda vara el animal recibe una intensa vara, sin ir nadie a sacarlo, volvió al caballo y se limitó a marcar el hierro.

Presidente: Don Trinidad López Pastor Expósito – Algunos animales dieron síntomas de poca fuerza en los primeros tercios y fueron mantenidos en el ruedo, como 2º y 3º.


La novillada de hoy, como casi todo el certamen que se invento esta dichosa empresa, “esto era un francés, español y colombiano,…”. De esta manera es como cuida la empresa a la afición venteña, dando novilladas y certámenes sin ningún sentido ni nada de interés. Donde estarán aquellas temporadas en la que todos los domingos del mes de julio se daban corridas de toros. Pues ahora os proporcionaré un dato de interés, ¿alguien sabe cuántas corridas de toros se han dado en el mes de julio y agosto? ¡Dos!, a quien se lo digan, pensará ¿Y ésta es la mejor plaza del mundo? Lo unico que le quiero aconsejar a la empresa es que dé algunos carteles de mas interés, ya que si no el publico va a desistir.

En lo referente a lo acontecido hoy en el ruedo, debo apuntar que hemos visto tres jóvenes muy poco placeados, sobre todo el español Miguel Manzano, pues el año pasado solo actuó en una sola ocasión. Resulta curioso cómo, con el paso de los años, Madrid se ha convertido en una plaza donde hay que dar oportunidades, esto hace dos décadas era impensable. Al francés Tomasito se le esperaba, después de las ganas que demostró en el certamen del año pasado en julio. Pues bien, hoy ha estado totalmente apático y sin ganas, sobre todo con el sobrero que le salió en cuarto lugar. El único que se salva un pelín de la quema es el colombiano Sergio Blanco en el sexto de la tarde.

Tomasito, con el primero, animal muy presentado en el tipo de Baltasar Iban, bocidorado, intentó hacer un quite por chicuelinas pero resultó bastante acelerado. En la muleta el toro se movió pero le faltaba mucha clase, embestía de manera bastante brusca, dando un topetazo al final del lance. El diestro tampoco es que demostrara gran cosa, con demasiados enganchones y una faena nada lucida. Lo mató de un mete y saca, pinchazo y finalmente le dejó una estocada contraria, con derrame y lo terminó levantando el puntillero. Escuchó un aviso presidencial. Con el cuarto de la tarde, el sobrero, comenzaría el francés por estatuarios pero, al apretarle el bicho, estuvo con demasiadas precauciones, fuera, abusando del pico y toreando despegado. La verdad es que tiene oficio y se le notan las corridas, pero, algo acelerado, no terminó de encontrarse a gusto. En esta faena abundó la cantidad más que la calidad. Lo mató de una estocada haciendo guardia y una media tendida.

Miguel Manzano, con el segundo de la tarde, animal también muy en Baltasar Iban, estuvo muy dubitativo siempre, sin apenas parar los pies y nos dejó una faena a la antigua, en una tauromaquia que no procede en la actualidad. Lances hacia fuera, poca firmeza de plantas y lances despegados, en los que muchas veces quitaba el trapo de forma brusca. La gente estuvo cariñosa con él, pero se enfadaron con su actuación con los aceros, ya que dejó cinco pinchazos y una estocada baja, saliéndose de la suerte. Con el quinto de la tarde, animal muy complicado en los primeros tercios, comenzó con unos eficaces obligados por bajo para sacárselo fuera de la segunda raya del tendido 10. Luego, el trasteo fue a menos, el toro mejoró por el derecho, aunque por el izquierdo era un pelín más complicado. Pero el novillero siempre estuvo con demasiadas dudas y sin confiarse en ningún momento. Desde mi punto de vista, pudo estar un poco mejor por el pitón derecho. Lo mató de tres pinchazos y siete golpes de verduguillo.

Cerraba cartel el colombiano Sergio Blanco. Con el tercero de la tarde, toro que se movió más que sus dos primeros hermanos y que pedía mayores distancias, por el pitón zurdo apenas hubo opciones, corto, revolviéndose y desarmando. Tras un susto, acabó por pasarlo de uno en uno, sin continuidad. Lo mató de un pinchazo, una estocada desprendida y un golpe de verduguillo. Escuchó un aviso presidencial. Con el sexto de la tarde, más pudo haber hecho. Algo despegado y para fuera muchas veces, apenas supo llevarlo bien metido en el trapo, mandando y metiéndoselo más en algún derechazo suelto en las tandas iniciales. Debería haber seguido por ese lado; al acortar las distancias el toro terminó embistiendo con bastante sosería, yendo a menos. Lo mató de pinchazo y estocada baja; el puntillero estuvo muy mal y escuchó un aviso presidencial.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos