Madrid se vuelve loco

Ampliar Portada

14 Mayo 2009 | Escrito por Jesús Delgado

Corrida de toros. Con temperatura agradable se han lidiado seis toros de la ganadería de Garcigrande, diferentes de presentación, varios mal presentados para esta plaza, sobretodo el segundo. De comportamiento manso y borreguil, sosos y descastados, con la boca abierta desde el tercio de varas, es el animal que quieren los que se creen figuritas para hacer lo que hemos visto esta tarde. Molestó mucho el viento. Lleno de NO HAY BILLETES.


Morante de la Puebla: (azul noche y oro): Media (silencio) y pinchazo y media delantera y baja (silencio).

Sebastian Castella: (lila y oro): Estocada trasera y algo tendida (oreja tras aviso) y bajonazo (oreja tras aviso).

Alejandro Talavante: (verde oliva y oro): Estocada caída y descabello (silencio tras aviso) y pinchazo, media tendida y descabello (silencio).


Presidencia: Presidía este festejo D. Manuel Muñoz Infante. Dudo yo de que hubiese mayoría de pañuelos en ambas orejas, si hubiera sido así habría cumplido estrictamente el reglamento. Pero el reglamento es muy amplio y hay que cumplirlo en todos sus ámbitos, no únicamente en dar orejas discutidísimas. Ah, y como aficionado, algo de lo que presume, ha dejado mucho que desear en este sentido.

Tercio de varas: 1er toro: Picado por Aurelio Cruz. Sin picar. En el primer encuentro lo marca trasero. En estos momentos el animal ya tiene la boca abierta. En la segunda entrada, el toro fue solo al caballo con un trote cochinero y se dejó dar dando la imagen de moribundo y manso.

2º toro: Picado por Josele. La primera vara se le va algo trasera. En el segundo envite si siguiera lo marca, pero lo que toca al animal lo hace muy trasero.

3er toro: Picado por Miguel Ángel Muñoz. El primer puyazo largo y trasero tapándole la salida y los segundos picotazos más traseros incluso que el primer puyazo.

4º toro: Picado por Cristóbal Cruz “Aurelin”. Poco picado pero en el sitio en ambos puyazos.

5º toro: Picado por José Doblado. En el primer envite se lleva un picotazo trasero y en la paletilla del que sale huyendo con alma que lleva el diablo. La segunda vara otro picotazo delantero.

6º toro: Picado por Tulio Salguero. La primera vara, aunque algo trasera, sujeta bien al animal. El segundo puyazo, también trasero.

Tercio de banderillas: sin incidencias ni complicaciones. Se desmonteró Curro Molina al banderillear al quinto de la tarde pero en consonancia con los regalos otorgados esta tarde en Madrid. El banderillero Rafael Cuesta sufrió una fuerte cornada de la que resultó herido con pronóstico grave.

PARTE MÉDICO DE RAFAEL CUESTA: “Herida por asta de toro en tercio superior cara interna del muslo derecho con una trayectoria descendente de 25 cms, que produce destrozos en los músculos abductores, con orificio de salida en tercio inferior cara posterior. Pronóstico grave que le impide continuar la lidia. Se traslada a la Clínica la Fraternidad” Firmado: Dr. García Padrós. Pesos de los toros: 538, 543, 569, 544, 594 y 610.


Madrid se ha vuelto loco. O por lo menos una gran parte de los habitantes de algunos de los tendidos de la plaza de toros de la capital. Parece que lo único que interesa es volver a casa o al curro del día siguiente enorgulleciéndose de haber sido testigos de una “Puerta Grande” en Las Ventas. Si no, no se entiende.

En la corrida de Garcigrande no ha aparecido por ningún lado valores tan básicos en este mundo como la casta, la bravura, la fijeza,.., y sin embargo, han tenido otras características como son la mansedumbre, la borreguez… Con este tipo de animales, los que son elegidos dicho sea de paso por las figuritas, no podremos ver jamás espectáculo alguno. Por mucho que se empeñe más de uno.

Que Sebastian Castella ha salido a hombros es un hecho, me dirán algunos. Sí, es un hecho, no lo vamos a negar. Pero ¿cómo? ¿A qué precio? ¿Y el daño que se le hace a la fiesta con una corrida tan impresentable como la de Garcigrande y una salida a hombros de esta manera tan barata? Devaluamos la fiesta, y por el lugar donde nos encontramos, la plaza de toros de Madrid. En el primero de su lote, primer borrego toreable, mal presentado para esta plaza, salió con ganas pero los trazos que marcaba Sebastián no eran limpios ni rematados. Con la mano diestra, al menos, ligó los muletazos pero por la izquierda ni eso. Siempre persiguiendo al animal, un bobalicón rajado y manso. Con una estocada trasera y tendida liquidó al inválido y, ¡sorpresa!..., tuvo premio: un apéndice. Parece imposible. Se mascaba la Puerta Grande. Y así fue. Comenzó la faena de su segundo con estatuarios y por abajo, aunque con trazos inverosímiles. Con la mano diestra lleva al toro templado pero muy lejos de la verdad. No debió considerar que hiciese falta la mano izquierda, porque lo medio-intentó, le desarmó y lo dejó. Tiene su propia faena en la cabeza y le vale según están las cosas en este mundo, incluso en Madrid, que es lo triste. Concluyó su actuación ahogando al toro, muy encimista y con un bajonazo. Y,… tuvo premio otra vez. Si el primer trofeo parecía imposible este es increíble. Pero hay gustos para todo. O eso dicen.

A Morante de la Puebla le ha correspondido el peor lote del festejo. Con su primero, gazapón y violento, poco puedo hacer. Además le molestó el viento. Un toro con muy poca gracia y un matador que lo intentó más, quizás, de lo que nos tiene acostumbrados. El segundo borrego de Morante tampoco le dejó expresarse. Algo mejor que su hermano, que no era difícil, aunque siempre cabeceando y sin fijeza alguna, no pudo el torero más que sacarle algunos muletazos sueltos. Digno de destacar una buena tanda con la mano diestra rematada con un cambio de mano. En algún muletazo pudimos entrever la calidad que atesora el de La Puebla del Río. Tampoco fue malo el lote de Alejandro Talavante, dentro del comportamiento borreguil de este tipo de ganado. Fueron los que se dejaron dar más pases pero torear es distinto. Alejandro nos dio la de arena, pues pareció no estar dentro de la corrida. Apático y sin alma pasó por Madrid una vez más sin pena ni gloria. Y van unas cuantas.

Mientras Sebastian Castella salía por la Puerta Grande de la plaza de toros de Madrid, el banderillero Rafael Cuesta era operado de una cornada de 25 cms, y trasladado a la clínica de la Fraternidad. Miserias y grandezas del mundo del toro. La gloria o...

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos