Mal estreno de temporada

Ampliar Portada

13 Marzo 2011 | Escrito por Ricardo Anguas | Fotografías de Constante

Novillada con picadores. Fueron lidiados seis novillos de “La Dehesilla”, de procedencia Núñez, incluyendo reses posteriormente de Juan Pedro Domecq Díez y Torrestrella. Presentación desigual y manso juego. El tercero vergonzosamente presentado para Madrid que, a la postre, sería el que mejor juego dio en la faena de muleta. En el caballo, escaso juego de los novillos, dejando de manifiesto su mansedumbre, saliéndose sueltos y con querencias visibles a terrenos de toriles.


Sergio Blanco: pinchazo y estocada caída. Silencio – estocada caída. Silencio.

Gómez del Pilar: pinchazo y estocada. Aviso. Silencio – estocada y vuelta al ruedo por su cuenta, siendo poco ovacionado y muy abroncado.

Adrián de Torres: natural de Linares (Jaén): bajonazo y tres descabellos. Aviso y leves pitos – pinchazo y media, Aviso y silencio.


Presidencia y otros: aforo de cuarto de entrada aproximadamente. El encargado de presidir la corrida corrió a cargo del siempre incompetente D. Julio Martínez Moreno, con pocas complicaciones, debe exigir la presentación del ganado. Tarde nublada.Minuto de silencio en memoria del grandioso torero artista Pepín Martín Vazquez.

Tercio de varas: sin variaciones, todo mal, sin poner a los novillos en suerte, realizando erróneamente la suerte de picar, puyas traseras, en la paletilla, incluso en ocasiones castigando fuera de lo común a los mansitos.


Los contados aficionados de la fiesta de los toros, que quedamos en Madrid, esperábamos con impaciencia el inicio de la temporada de nuestra querida plaza de las Ventas. Hoy, por fin ella, abre sus puertas para recibirnos de nuevo, tal como lo hizo el año 2009, con la incompetente ganadería de la familia Pereda “La Dehesilla”. La temporada taurina española comenzó con mentiras y despropósitos, en la feria de fallas de Valencia, indigna para ser plaza de primera categoría. También ganado nefasto de presentación en la plaza de Vistalegre de Carabanchel, tapado para el público por la genialidad de Morante.

Aquí, en Madrid, comenzamos con nuestro peculiar sufrimiento y desencanto por esta bendita fiesta que se nos agoniza. Todo sigue por el mismo sendero, la misma monotonía, novilleros sin futuro en la fiesta, indispuestos a realizar la tarea correctamente y ganado vacíos de casta, raza y bravura.

Sergio Blanco, únicamente lo intentó en su primero con el capote y le salió mal, pases sin ajuste y un quite enganchado. Incapaz de poder al cuarto novillo.

El madrileño Gómez del Pilar, anduvo precipitado toda la tarde, acelerado, con prisas de engañar al público, muchos aspavientos y realizando la lidia con mucha mentira.

El jienense Adrián de Torres, con mejor concepto que sus compañeros, no estuvo afortunado, cabe destacar dos verónicas en su primero. Desaprovechó al tercer novillo por los dos pitones.

Muy mal estoqueados los seis animales. Lo más destacado de la tarde cayó en los pares de banderillas a cargo del subalterno David Adalid, con mucha entrega, verdad y brillantez. Bien en la brega Juan Martín Soto, en el tercero de la tarde.

Mal estreno de temporada y lo que nos queda por soportar todavía. Que Dios nos tenga en cuenta a los aficionados, que seremos los últimos en rendirnos ante tanta mentira y engaño.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos