Medias partes nunca fueron buenas

Ampliar Portada


Medias partes nunca fueron buenas

  • Francisco Montiel: de Rioja y Oro. Silencio tras dos avisos y tres avisos, por lo que el novillo fue devuelto. Bronca.
  • Alberto Durán: de Vainilla y Oro con cabos negros. Silencio y aviso y silencio.
  • Víctor Barrio: de Catafalco y oro. Silencio y Oreja con pocas protestas..

Día 29 Cito lo de medias partes, porque a mi entender, lo que parece un triunfo de Víctor Barrio no lo fue tanto. No lo fue tanto ya que el novillo se fue al desolladero con media faena. Este novillo tenía más muletazos sobre todo por el pitón izquierdo. Cuando lo “cató” por este pitón, el novillo le “punteó” en dos de los tres muletazos y no quiso verlo más. Víctor: le enganchó porque le llevó a media altura, remató arriba y no tiró de él. O sea, no templó. Un novillo, “de cortijo en cada pitón” y solo le sacó un “apartamentito” en un extrarradio. De rodillas siempre se ha toreado y de verdad que a mí me gusta, pero eso torear y no poner la muleta y que el novillo pase de largo. Con la derecha, nada que objetar, pero insisto a medias ya que con la “zurda “nada de nada. Esto en el sexto. Pero ¿Qué pasó en el tercero? Pues que salió un novillo con genio y hay que poderle, y eso es “harina de otro costal”, hay que pararle, dominarle, en definitiva LIDIAR y para eso muy pocos están preparados. Con el capote, todas las veces que lo intentó, más bien mal. Por lo tanto para mí fue medio triunfo ya que no aprovechó toda la bondad del sexto y con el tercero, no supo qué hacer. Víctor Barrio; no se lo crea, la mayoría de los pañuelos es de público que le regalaron la entrada y no vuelven hasta dentro de mucho.

Día 29 El murciano Francisco Montiel, no tuvo su tarde. El primero estuvo a punto de no matarlo por lo que recibió dos avisos, y el cuarto fue devuelto recibiendo una buena bronca. No me agrada que los participantes se vayan a la puerta de chiqueros. Este se fue en el cuarto y recibió con una larga cambiada de rodillas que resultó muy limpia, el novillo tomó muy bien el engaño y el novillero no perdió la compostura en ningún momento del lance. Nada más que destacar en esta segunda estancia en esta plaza de este novillero que se lo debería de pensar antes de venir otra vez.

Alberto Durán, tubo algunos detalles en su quite en el segundo, dio dos Verónicas y una media de rodillas aceptables. Para matar a este segundo, se las vio y deseó a la hora del descabello, sobre todo por la mala colocación ante el animal escuchó un aviso. En el quinto también en su correspondiente quite, dio unas Tafalleras de espaldas que aún estoy pensando que era aquello; en el resto de la lidia pasó sin pena ni gloria y también se lo debería de pensar antes de volver por tercera vez a esta plaza.

Así está la Fiesta Nacional en el plan novilleril. Solamente destacan en novillos que solo se interesan por la muleta y son nobles porque salen así de toriles, y no porque los novilleros sepan lo que deben hacer. Repito: a pesar de todas estas ventajas, los que dicen ser los mejores solo torean con la mano diestra. Insisto a un novillo algo encastado, no saben cómo tratarle.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos