No fue lo que esperábamos

Ampliar Portada

07 de septiembre de 2014 | Escrito por Miguel Requis | Fotografías de Constante

Empezamos septiembre con un corrida de Saltillo de Moreno Silva dentro del ciclo de encastes minoritarios. Con un escaso cuarto de entrada, en taquilla no se tradujo la expectación creada en el aficionado. Desiguales y justos de presentación varios de ellos, tampoco se comportaron como esperábamos.

“Sandiero”, nº 17, cárdeno claro con 465 Kgs. y nacido el 12/08. Aplaudido de salida la cara le tapaba el escaso remate. De salida mete la cara y se desplaza por el pitón derecho, quedándose por el izquierdo. En el primer encuentro con el caballo empuja siendo picado trasero por José Antonio Fernández. En el segundo un puyazo en los costillares. Para la muleta, sin entregarse y con la cara alta. Por el pitón izquierdo ni un pase. Se traga la muerte como un bravo. LEVES PALMAS.

“Soriano”, cárdeno aldiblanco (así reza en los carteles aunque desde el tendido no se apreciara el cárdeno), 510 kgs y nacido el 03/10. Se desplaza con fijeza en los lances de recibo por ambos pitones. En varas, la 1ª trasera por parte de Juan Manuel Sagüesa perdiendo las manos a la salida y la 2ª picotazo bajo en el brazuelo. En la muleta repetidor por ambos pitones. OVACIÓN.

“Flor de Jara”, nº 17, cárdeno claro bragado meano lucero, 472 Kgs y nacido el 01/10. Sale suelto en los lances de capa. En su primer encuentro con Antonio García recibe puyazos como para hacer un colador. En el segundo puyazo al brazuelo para completar. Para la muleta soso y sin transmisión. SILENCIO.
“Lechuza”, nº 5, con 574 Kgs y nacido el 02/9. Fue el de más trapío de la corrida y también el más complicado. De salida ya demuestra su condición de orientado. 1ª vara por parte de Jesús Vicente en el brazuelo, rectificando y tapándosele la salida. 2ª trasera y volviéndole a tapar. 3ª trasera y fuerte. En la muleta, sabiendo lo que se dejaba detrás y pegando tornillazos por ambos pitones. Manso orientado. SILENCIO.

“Charquerito” nº 21, Cárdeno oscuro, 478 kgs. y nacido el 01/10. Sin trapío para Madrid es levemente protestado de salida. Se emplea en el capote por ambos pitones desplazándose. En su primer encuentro con Rafael Sauco puyazo bajo. En el siguiente se arranca de largo y leve picotazo. En la muleta se desplaza sin codicia estando por encima de su matador. SILENCIO.

“Valeroso”, nº 3, cárdeno bragado meano, 556 kgs (que no aparentaba desde el tendido) y nacido el 01/10. De salida se queda y en el capote puntea. En el primer encuentro con Pepe Aguado empuja y mete riñones. En el segundo se arranca de largo siendo cogido como los otros en el brazuelo. En la muleta va y viene sin transmisión. SILENCIO.


Luis Miguel Encabo: En la suerte contraria pinchazo tendido, media tendida, un aviso y tres descabellos. SALE A SALUDAR. En la suerte contraria media delantera. SILENCIO.

Marc Serrano: Con el de la confirmación en la suerte contraria estocada y aviso SALUDOS. En la suerte contraria pinchazo hondo y dos avisos. SILENCIO.

José Miguel Pérez "Joselillo": En la suerte natural estocada tendida soltando la muleta y un aviso. SILENCIO. Suerte natural pinchazo soltando y estocada. SILENCIO.


Presidencia: D. JAVIER CANO SEIJO. Tarde tranquila para la autoridad.

Cuadrillas: Nada que destacar.

Suerte de varas: Por desgracia para los que nos gusta este tercio, mal, muy mal. Desde el tendido lo mas escuchado en vez de palmas y ovaciones fue el: Picador, que malo eres. Los seis montados de hoy deberían reciclarse o dejarlo. No se puede estar tan mal.


Los aficionados llevábamos esperando ver los saltillos de Moreno Silva desde el 2010. Esperábamos ver una corrida pareja en hechuras y comportamiento. Esperábamos ver una suerte de varas con toros y toreros que lo permitieran, pero ni los toros se emplearon ni los coletas estuvieron por la labor. La esperábamos mejor presentada porque si hubiera venido en San Isidro, algunos ejemplares no hubieran abierto la puerta de chiqueros. Aún así el respetable tubo consideración y protestó poco. En descargo del ganadero hay que decir que trajo al reconocimiento diez ejemplares de los cuales dos se inutilizaron en corrales. Los dos que habrían hecho subir el nivel de presentación. Esperábamos ver toros con un comportamiento semejante al de las dos últimas novilladas lidiadas en Madrid. Toros encastados, duros y transmitiendo emoción a los allí presentes. Esperábamos esa embestida exigente, humillada y pausada que los caracteriza y quitando a “Soriano” de los demás poco que decir.
 

MARC SERRANO que confirmaba y con dos actuaciones en lo que va de temporada, en su primero un cinqueño cerca de los seis años, que por el pitón izquierdo le avisó de que no tenía un pase, por el derecho intentó darle algún pase suelto. Como no tenía fijeza y del embroque salía con la cara alta y distraído fue imposible ligar una tanda. En el segundo de su lote fue otra historia, de inicio se le dio una mala lidia cosa que no beneficia a los toros de este encaste. Con la muleta inicio bien por bajo sometiendo pero ahí se acabó lo que se daba. Citó al burel con la muleta retrasada y al hilo del pitón, sin embarcar la embestida, sufriendo enganchones y estando fuera de sitio en todo momento. Este toro pareció tener más partido del que se le sacó dando la sensación de que estuvo por encima del torero. En resumen no se acopló.

JOSE MIGUEL PÉREZ “JOSELILLO”, más placeado que sus compañeros de terna, con un lote que ofreció pocas posibilidades, estuvo aseado. En su primero que embestía con la cara alta, sin transmisión ninguna estuvo voluntarioso. Con el que cerraba plaza, despegado y sin mandar en la embestida.
 

Dejo para el final a LUIS MIGUEL ENCABO, torero de Madrid y para Madrid, que llevaba dos años sin vestirse de luces (se dice pronto) y esta temporada era la primera vez que lo hacía. Antaño figurando en todas la ferias importantes y hoy olvidado. Torero que no debía faltar en Madrid. Le tocó en suerte lo mejor y lo peor del encierro. En su primero, el mejor de la tarde, de recibo le recetó una tanda de cinco verónicas templadas, corriendo las manos, ganándole el terreno y rematando con una media que fue lo mejor del festejo. Con los rehiletes puso los tres pares a toro pasado, que fue protestado por ello y por no dejar parear a Ángel Otero como le hubiera correspondído. Con la franela aunque algo descolocado dio varias tandas con ambas manos ligadas y con temple. Habrían llegado más al tendido si hubieran terminado rematadas más atrás. De no haber fallado a espadas hubiera tocado pelo. Con el segundo de su lote un barrabás de los muchos con los que se ha encontrado en su larga trayectoria hizo lo que debía: lidiarle y pasaportarle. Estuvo siempre en director de lidia, pendiente de lo que ocurría en el ruedo y en el sitio adecuado para hacer un quite a un compañero si la ocasión lo pedía, cosa que así ocurrió. Estuvo en torero. Torero que debe de volver a pisar el albero venteño.

Otro que no debe faltar en Madrid es Joaquín Moreno Silva y sus saltillos (por desgracia para los aficionados al toro sus urcolas con el hierro de Alonso Moreno desaparecidos), porque aunque no fue lo que esperábamos, si ha sido mejor que los petardos que nos tragamos todos los años de las ganaderías que todos sabemos y del encaste que todos conocemos.

Vuelva el año que viene D. Joaquín, le esperamos.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos