Novillada de lámina sin chicha y sin limoná

Ampliar Portada

30 de agosto de 2015 | Escrito por Esther Arribas González | Fotografías de Constante

Novillada picada en la Plaza de Toros de Las Ventas. Se lidiaron seis novillos de la ganadería de Daniel Ramos que debutaba en Madrid y, por tanto, se hacía con la antigüedad, de procedencia Marqués de Domecq, serios y muy bien presentados, de juego variado y muy flojos en general. Destacó el tercero siendo el quinto y sexto los más deslucidos del festejo. Un quinto de entrada en tarde tormentosa. .


Manuel Fernández "Mazzantini": estocada tendida y atravesada que escupe (silencio tras aviso); y dos pinchazos y media (silencio tras aviso).

Javier de Prado: dos pinchazos y casi entera caída y atravesada (silencio); y estocada muy defectuosa, seis pinchazos y bajonazo (silencio tras dos avisos).

Alejandro Fermín: estocada caída (vuelta al ruedo por su cuenta); y cinco pinchazos (silencio tras dos avisos).


Presidencia: Julio Martínez preside sin complicaciones, aunque no está de más recordarle que los delegados de callejón de turno podían enjuiciar mejor la suerte de varas y calibrar dónde debe colocarse el caballo para ejecutarla con la más verdadera pureza y autenticidad que debe denotar. Además poner un poco más de orden en la lidia.

Suerte de varas: Desde que se saca al caballo por la puerta grande parece que se ha agilizado esta suerte aunque la ejecución no es la que debiera. Se está convirtiendo en una pantomima de sacar el caballo al ruedo venteño haciendo de la suerte de varas un innegable simulacro.

Cuadrillas y otros: Nada especialmente reseñable.


La novillada debutante cerraba el sexto festejo de un mes de Agosto compuesto de corridas y novilladas. En los chiqueros aguardaban seis novillos de Daniel Ramos, de procedencia Marqués de Domecq - Martelilla. Y yo y estoy segura que todos los que seguimos un poco la temporada del coso venteño, nos preguntábamos porqué la empresa apuesta por esta novillada o qué méritos ha observado en esta raíz para que viendo la estadística de descastamiento y mansedumbre que ha arrastrado en los últimos años la ganadería de La Martelilla en Las Ventas tenga el honor de anunciarse algo más de lo mismo. He de decir que aunque siempre que voy a los toros, quiero ir con la actitud de no saber que me voy a encontrar y por tanto, no ir predispuesta a nada y ojalá disfrutar de un buen espectáculo, reconocer que esto no me daba buena espina, han sido años consecutivos que han inaugurado la feria de San Isidro resultando tan sólo poder ser carnaza de matadero. Quizá el encierro castellonense pudiera mostrar otras cualidades.

Un fuerte viento vacilaba el comienzo del festejo donde Manuel Fernández “Mazzantini” pudo poco demostrar en su primero, un animal noble buscando a cada pase la muleta que no supo aprovechar el novillero experimentado. El desfondado cuarto lo enganchó varias veces esclareciendo las deficiencias de Manuel que no tuvo una buena tarde.

Algún lance bueno con el capote se le vió a Javier de Prado en su primero. No obstante, esa magia de comienzo se fue diluyendo y disipando por completo sellando una faena muy descentrada dando pases sin sentido a un novillo que no terminó de humillar ni encontrar seguridad y quietud en los pies de su oponente. Su segundo fue un auténtico novillo manso con actitud huidiza que supo pararse en los terrenos del cinco donde el novillero intentó muletazos sin ninguna clase y escuchó los dos avisos.

Destacó el tercero del festejo de largo recorrido aunque con escasez de fuerzas que supo medir Fermín obligando al animal en cada pase. Le faltó asentamiento y broche final para que su actuación gozara de sentido y calidad, pero a él le valió para dar la vuelta al ruedo por su cuenta. El sexto fue descastado y sin ninguna clase derrotando por arriba todos los engaños. Se escucharon los dos avisos por segunda vez.

Esto es lo de siempre, ganado descastado que permiten pocas oportunidades de calibrar a nóveles novilleros poco placeados que, recordemos, representan el reemplazamiento de los maestros existentes en la actualidad. Cuando haya res que pida el carnet en cada pase, podremos analizar quién vale y quién no, mientras tanto, esto parece un juego de niños en el que todo vale…pero claro…. con algo que proviene de La Martelilla era de esperar.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos