Novillada digna de Montealto

Ampliar Portada

23 Mayo 2011 | Escrito por Roberto García Yuste | Fotografías de Constante

Novillada con picadores. Décimo cuarta de feria y segunda novillada. Novillos de Montealto de procedencia Juan Pedro Domecq Diez vía Luis Algarra y El Ventorrillo muy bien presentados, cuajados, con variadas pintas, ofensiva por delante, con movilidad y alguno con casta picante, destaco el corrido en segundo lugar. El peso medio de la novillada fue de 498 kg.


THOMAS DUFFAU: nuevo en esta plaza, de azul marino y oro. Pinchazo y estocada. Un aviso (saludos). Estocada desprendida (saludos).

SERGIO FLORES: de celeste y oro. Estocada (fuerte petición y saludos). Estocada desprendida (ovación).

LÓPEZ SIMÓN: de marfil y oro. Pinchazo y estocada (saludos). Pinchazo y estocada (silencio).


Tercio de varas: destacaron Placido Sandoval “Tito” y Romualdo Almodovar, ambos de la cuadrilla de Sergio Flores que intentaron picar delantero y fueron derribados por sus oponentes.

Incidencias y otros: Presidió el festejo don Trinidad López-Pastor Expósito sin mayores complicaciones, estuvo muy riguroso en no conceder la oreja del segundo a Sergio Flores habiendo una considera petición pero ya se sabe que en el palco falta sensibilidad y sobran bajada de pantalones.

Tres cuarto de entrada en tarde primaveral.


Una novilla muy digna la que hemos presenciado en el coso de la calle Alcalá. Después de ver los animaluchos que han saltado al ruedo a ciertas figurillas, a estos tres novilleros les ha tocado prácticamente una corrida de toros. Ya nos habría gustado ver a más de uno con el castaño que hizo segundo, de nombre “Farolero”, un tío, que en el primer encuentro con el equino, metió los riñones provocando el vuelco de este y del pica y luego en la muleta desarrollo un gran transmisión, por su movilidad, fijeza y entrega.

Debutaba en Las Ventas el Francés Thomas Duffau, apoderado por Simón Casas, quien se equivocó, no indicando al novillero que su primer ejemplar quería los terrenos de adentro, las rayas del tercio y el chico se empeñó en el centro donde el novillo le ayudo poco. En el cuarto, un toro, que no termino de emplearse, Duffau quiso mostrar su concepto de toreo con la mano muy baja, pero por su falta de colocación y la poca emoción de su oponente, quedaron ausente para el público que se despertó tras el revolcón sufrido y una estocada con sinceridad, algo desprendida, que le valió para recibir los aplausos del respetable.

El Mexicano Sergio Flores, dejo una grata impresión, pues estuvo toda la tarde en novillero, como debe ser. A su primero que a la postre resultó el más destacado del encierro le recibió con un saludo capotero a la verónica, ganándole terreno y toreando con gusto, siguiendo la línea del siempre buen torero mexicano de capa que ya había mostrado en un quite por chicuelinas al novillo anterior y en este al hacer la réplica a otro de López Simón. Ya en la muleta el joven novillero se lo quiere pasar muy cerca y realiza una faena con el guion de moda, empezar con un pase cambiado y terminar con unas bernardinas, estuvo por debajo de la calidad en la embestida del novillo, pero sus decentes pases de peso, su ilusión y una estocada, propiciaron una petición que la autoridad, D. Trinidad, no quiso ver por lo que el joven azteca se tuvo que conformar con recoger una ovación desde el tercio. Trini ¿si hubiera sido la petición de hoy para una figurita del G-10 habrías tenido agallas para no concederla? Todos sabemos que no.

En el quinto se le apreciaron el valor seco y el concepto de temple de este joven que quiere y puede ser torero, estuvo por encima de su enemigo al que le castigaron en varas en exceso y mato de una estocada habilidosa y eficaz, que le sirven para que el público de Madrid, le reconozca y agradezca su predisposición.

López Simón volvía a las Ventas después de su buena actuación el pasado treinta de abril, pero esta vez, ni él ha estado tan inspirado ni sus dos ejemplares en suerte se lo han puesto fácil. Destaco su intención de agradar a los aficionados recibiendo a su primero en la misma boca de riego y luego en la muleta de rodillas, pero entre que el jabonero no decía nada y pronto se paró y al madrileño le faltaba gracia, aquello era un sin sentido. El que cerraba el festejo más de lo mismo, de rodillas y luego cuando se debe torear de pie, como dice un amigo mío, na de na.

Este año las novilladas de la Feria están teniendo un gran interés, pues salen novillos más serios que muchos toros, la de hoy de Agustín Montes ha tenido muchas cosas, aparte de la variedad de capas, para que el público de novilladas y aficionados saliéramos de la plaza con la mentalidad de que hemos presenciado una novillada digna, como debe ser.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos