Otro año más... Petardo de Valdefresno

Ampliar Portada

06 de mayo de 2016 | Escrito por Roberto García Yuste | Fotografías de Iván de Andrés

5 Toros de Valdefresno y uno (3º) de Fraile Mazas de procedencia Atanasio Fernández-Lisardo Sánchez. De variadas hechuras, en líneas generales mal presentados, impresentables 3 y 5, feos, mansos, nobles, flojos y deslucidos, se libró un poco el cuarto. Según la tablilla mentirosa el peso medio de la corrida fue de 547 kg.


Miguel Abellán, de berenjena y plata. Estocada atravesada (palmas). En el cuarto, estocada y descabello. Aviso (leve petición y saludos).

Daniel Luque, de azul marino y oro. Estocada corta caída y atravesada (palmas). En el quinto, estocada caída. Aviso (palmas).

Cortes, de rioja y oro. Pinchazo, estocada y dos descabellos (silencio). En el sexto, dos pinchazos y estocada. Aviso (palmas de despedida).


Presidencia: Jesús María Gómez Martín. Mal. Debió de echar dos toros excesivamente blandos para atrás, incluso otros dos como el tercero y quinto no los debió aprobar en el reconocimiento pues no tenían el trapío suficiente para la plaza de Madrid.

Suerte de varas: Nada que destacar, sin pena ni gloria los varilargueros, ni se lucieron ni los toros se emplearon para ello.

Cuadrillas y otros: Aplaudidos los banderilleros miguel Martin, de la cuadrilla de Abellán y Abraham Neiro “El Algabeño” de Daniel Luque.

Tres cuartos de entrada, en una tarde fresquita y pasada de por agua, desagradable.


Uno de los días del año más bonitos para cualquier aficionado y abonado de Las Ventas es sin duda el inicio de la Feria de San Isidro, por todo lo que conlleva. Algunos empezamos la temporada en Ajalvir, pasando por Valdemorillo, Vistalegre y los primero festejos en Las Ventas pero para una gran mayoría la temporada empieza hoy y termina dentro de un mes. Así estamos. Empezaba la tarde después de los saludos correspondientes, abrazos, besos, recuerdos a los amigos que nos han dejado y enhorabuena a los recién llegados, como Verónica mi hija y de Esther que algún día y no tardara ocupara el asiento del tendido 7 junto a sus padres.

Inauguraba la feria la corrida de Valdefresno, de la familia Fraile. Sus dos últimas temporadas han sido un fracaso rotundo en nuestro ruedo y Taurodelta se empeña en repetir y repetir sin merecimiento. Otro año más a la lista negra de nuestra Asociación, pues el encierro corrido fue un conjunto de animales mal presentados, escasos de casta de fuerza y con abundante mansedumbre. Faltos de chispa, de recorrido, de transmisión y de todo lo que debe tener un toro en Madrid: trapío, fuerza, bravura y casta. Los Valdefresno junto a la terna hicieron que la corrida se convirtiera en un peñazo, y encima nos mojamos.

Madrid y su afición aunque es exigente sabe estar, es sensible y lo demostró sacando a saludar tras romper el paseíllo a Saúl Jimenez Cortes, que pisaba el ruedo donde el año pasado sufrió una terrorífica cornada en el cuello que a punto estuvo de costarle la vida.

Miguel Abellán, anunciado tres tardes inmerecidas en este mes de mayo, volvía tras su actuación sin pena ni gloria en la goyesca. Tuvo suerte en el sorteo pues le toco el único toro que permitía algo el lucimiento, el cinqueño y grande cuarto, le supo templar y meter en la muleta pero con la figura arqueada, antiestético, ventajista, despegado y sin cruzarse. Se le protesto con razón desde el único tendido que en esta plaza protesta, el 7. Abellán ha perdido la chispa y ya no hace gracia a la afición, se ha convertido en un pega pases vulgar. Antes en su primero, un toro muy soso y muy blando su labor pasó desapercibida, como sus dos actuaciones de momento este año.

Daniel Luque siempre es un torero esperado por esta afición, pues le hemos visto buenos momentos y somos conocedores de su clase y elegancia en el toreo de capa. Pero no tuvo lote. Ante su primero otro toro soso, manso y blando Luque se limitó a dar pases y pases sin decir nada y en el quinto, protestado por el respetable pues era un novillo tampoco era idóneo para el lucimiento.

A Jimenez Fortes se le vio más sereno que en otras ocasiones, esperemos que ese asentamiento vaya a más. Con el capote dibujo los mejores lances de la tarde, con unas bonitas verónicas con las que recibió a su primero. Este toro se cayó varias veces, se rajo hasta que termino parándose y se fue a tablas impidiendo que el joven espada realizara faena o le sacara algún muletazo digno. Y si malo fue el tercero peor fue el sexto, que se dio una vuelta por todo el ruedo, mientras en los tendidos la gente huía del aburrimiento y de la lluvia que caía cada vez con más fuerza. Deseamos que en la feria no haya muchas corridas como esta mansada aburrida, un petardo ganadero y si reine la emoción, no la diversión ni el triunfalismo que eso es dañino para la Fiesta y para la plaza de Madrid.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos