Peor imposible

Ampliar Portada

10 Abril 2011 | Escrito por Alicia Valdeavero | Fotografías de Constante

Novillada con picadores. Se lidiaron cuatro novillos con el hierro de Sierra Borja y dos con el hierro de Ana Muñoz (1º y 6º). Novillos bien presentados, pero de mal juego. Descastados y flojos, sobre todo el tercero y el sexto. El quinto fue aplaudido a la salida de chiqueros por su presentación.

Peso de los novillos: 490, 451, 455, 496, 458 y 452 Kg. respectivamente.


FRANCISCO PAJARES: (catafalco y oro): Metisaca y estocada desprendida (SILENCIO). Estocada trasera, trece descabellos. Dos avisos. (SILENCIO)

ANGELINO DE ARRIGA: (turquesa y oro): Estocada. Aviso (VUELTA PROTESTADA). Estocada tendida, tres descabellos. Aviso (SILENCIO)

JAVIER JIMENEZ: (azul eléctrico y oro): Cuatro pinchazos y estocada caída. Aviso (SILENCIO) Siete pinchazos, media estocada y tres descabellos. Dos avisos (SILENCIO)


Presidencia: Presidió Julio Martínez, sin demasiadas incidencias, pero sin hacer nada contra los toros flojos y protestados, como el sexto.

Tercio de varas: Como todas las tardes, mal. En muchas veces inexistente.


Hacía tiempo que no asistía a una novillada tan mala, tan aburrida, tan sosa, tan.... es que lo de hoy ha sido indescriptible.

Es que se dice pronto, hoy todo ha estado mal. Mal el ganado, mal los piqueros, mal los subalternos y muy mal los novilleros, y por supuesto mal la empresa por traernos esta novillada mala en todos los sentidos. ¿Qué criterio se sigue para traer esta ganadería y a estos tres muchachos? ¿Será posible en alguna ocasión, traer novilleros y ganado de garantías?

Francisco Pajares, que quieren que diga, que lleva casi seis temporadas toreando con caballos y con esta trayectoria debería tener muchas más tablas, ser más conocedor de los terrenos, de los animales... en definitiva, tener algo más de oficio.

En su primer novillo quizá debía haber traído a su novillo más hacía dentro y no torearlo donde lo toreó y quizá el animal le hubiera dado más posibilidades. Y en el cuarto novillo estuvo aún peor que en el primero. Todo el rato encima del novillo hasta que esté le lanzó por los aires. Y a la hora de matar, con el descabello... ¡menuda serenata! Después de tanto tiempo, estás cosas tendrían que estar más que aprendidas, Francisco.

Angelino de Arriaga fue el menos malo de la terna, pero con eso tampoco quiero decir que estuviera bien. Con el capote se le ve gusto y ganas. En la muleta estuvo bastante más asentado que sus otros compañeros, y los medios-pases que dio a su primero, jadeados desde el tendido le valieron para dar una vuelta al ruedo protestada.

Del quinto novillo, que escuchó palmas al salir de toriles por su presentación, lo mejor que hizo Arriaga fue su forma de meter al animal al caballo, pero a parte de esto nada reseñable.

Y esta tarde cerraba el cartel Javier Jiménez, que se presentaba en Madrid esta tarde... pues menuda presentación que ha tenido el chaval. Nada positivo se puede decir de él. Es de los novilleros menos preparados que ha pasado por Madrid últimamente. No se puede venir a esta plaza tan verde. Como dijo un aficionado ayer en los tendidos, "a Madrid no se puede venir a aprender, hay que venir aprendido" y tiene toda la razón del mundo. Al chaval daba miedo verle coger los trastos y torear, y por supuesto a la hora de matar fatal, sobre todo en su segundo, que estuvo a punto de irse vivo a los corrales. Vamos, yo creo que no fue capaz ni de darle un bajonazo para pasaportarlo. Lo dicho, que casi es incapaz de matar a su segundo novillo, que estuvo a segundos de volver vivo y coleando a los corrales.

En fin, que la novillada no fue gran cosa, pero los novilleros estuvieron todavía peor. Porque ante una novillada sosa, sin problemas aparentes, ellos estuvieron sin lucirse, más sosos y simples que los novillos y sin tablas para intentar levantar algo la tarde. Miedo me hubiera dado esta terna con una novillada con algo de casta. Resumiendo, una tarde para olvidar.

Y aunque haya sido una tarde para olvidar y esta no sea la mejor crónica de mi vida, le dedico esta crónica a un amigo que hace poco nos ha dejado. Estés donde estés, ¡va por ti, campeón!

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos