Recursos para obtener oreja. Cuando no existe el toreo

Ampliar Portada

11 de mayo de 2015 | Escrito por Antonio Monedero Escolar | Fotografías de Constante

Tarde calurosa y con algo más de dos tercios, se celebro la primera de las tres novilladas anunciadas en el ciclo Isidril. Lidiándose novillos de la ganadería de El Parralejo. Tomando en el día de hoy antigüedad, de encaste Juan Pedro Díez Domecq y con procedencia de vacas y sementales de las ganaderías de Jandilla y de Fuente Ymbro. Resultando ser flojos, mansos y descastados, desarrollado nobleza en la muleta que no supieron aprovechar los coletas.


Gonzalo Caballero. De blanco y oro. Estocada delantera, ocasionando derrame. Algunos pañuelos y saludo. En su segundo, entro a matar sin muleta tirándose al morrillo del toro, cobrando una estocada trasera, en la que salió trompicado sufriendo una voltereta para a continuación, necesitar de dos golpes de verduguillo. Oreja muy protestada.

Fernando Rey. De marfil y oro. Pinchazo sin soltar y estocada perpendicular que fue suficiente. Un aviso. Saludos desde el tercio. Estocada tendida y trasera un aviso. Silencio.

Francisco José Espada. De azul pavo y oro. Estocada traserísima y baja. Silencio. Estocada delantera un aviso y dos descabellos. Silencio.


Presidencia: D. Javier Cano Seijo. Muy mal en la concesión de la oreja a Gonzalo Caballero. Su actuación no fue merecedora del trofeo y Usted se dejo llevar por un público enfervecido. El merito de tirarse a matar deshaciéndose de la muleta. No tiene que ser suficiente y más cuando la faena a ese toro fue muy mediocre.

Novillos y suerte de varas:
1º Soplón.521 Kg. Primera entrada recibió un picotazo trasero saliendo suelto y perdiendo las manos en la segunda entrada fue brincando por tres veces al caballo sin emplearse en ninguna y no llegando al peto. Manso descastado y muy noblón en la muleta. Silencio en el arrastre.

2º Levítico. 458 Kg. En la primera entrada al caballo tuvo que ir el piquero casi a la segunda raya del tercio para hacerle entrar ya que no había manera. Demostrando mansedumbre y muy pocas fuerzas, saliendo suelto. En la segunda entrada entro cabeceando y volviendo a salir suelto. En la muleta demostró pocas fuerzas y algo de nobleza. Algunas palmitas.

3º Amante. 474 Kg. En la primera entrada picotazo trasero saliendo suelto. En la segunda entrada similar a la anterior. En la muleta este novillo, también demostró nobleza aunque con pocas fuerzas. Silencio en el arrastre.

4º Espléndido de 491 Kg. En la primera entrada picotazo delantero saliendo suelto y en la segunda entrada picotazo trasero. En la muleta no dio problemas. Noble y apagándose pronto. Silencio en el arrastre.

5º Dionisio 524Kg. según la tabla. En la primera entrada, se fue al montado de reserva, recibiendo un puyazo dado de cualquier manera y saliendo suelto. En la segunda puyazo trasero y suelto. En la muleta. Noble con poca fuerza. Silencio en el arrastre.

6º Vidalimpia de 495 Kg. Primera entrada, trasero saliendo suelto y en la segunda picotazo también trasero y suelto. En la muleta, similar a los anteriores. Silencio en al arrastre.

Cuadrillas: Buen par de Curro Robles en el cuarto de la y buen par de Joselito Rus, en el quinto.

Otros: Durante la lidia del quinto toro. Ingreso en la enfermería, el novillero Gonzalo Caballero, con contusiones y erosiones, de pronóstico reservado. Pasando a su domicilio.


Se esperaba bastante más, de la terna de hoy ya que los tres coletas de hoy venían algo más placeados de lo que estamos habituados a ver en las novilladas de las Ventas. Y aunque los novillos de hoy no han sido con casta. Bien es verdad que no han dado problemas y en general han sido nobles en la muleta y se podía haber cortado alguna oreja más. Sobre todo con lo dispuestos que están los presidentes actuales a otorgar orejas, a la más mínima petición que haya.

Gonzalo Caballero En su primero, con la capa poco pudimos apreciar. Y con la franela dio algún pase con la derecha de calidad pero sin acoplarse a la res que tenia y con la izquierda estuvo abusando de pico, enganchándole el burel la muleta en más de una ocasión. Termino la faena dándole unas Benardinas algo ajustadas que encandelo a algunos parroquianos. Solicitando la concesión de la oreja a la caída del novillo. En esta ocasión si estuvo bien el presidente a no conceder la oreja ya que la petición fue muy minoritaria. En su segundo empezó la faena de muleta con unos pases por alto, pero de poca calidad. Pasando a dar una tanda por la derecha sin ajustarse y sin calar en el respetable. Con la izquierda no se acoplo al novillo noble que tenía muy mal colocado y abusando mucho del pico y al notar que se le iba la tarde sin tocar pelo. Provoco un revolcón colocándose a merced de la res para que así fuera y así fue y una vez incorporado. Desprecio la muleta tirándose a matar a cuerpo limpio y esto hizo encender el ánimo a muchos entusiastas. Que enfervecidos solicitaron la oreja. ¡Hay que ver a lo que hay que recurrir para engañar a una clase de público y lo malo es que esto se está poniendo de moda!

Fernando Rey. En su primero lo recibió de capa sin acoplarse, dándole unas verónicas, perdiéndole pasos y sin acoplarse. En la muleta empezó doblegando a la res por abajo para a continuación ligar una serie de derechazos sin profundidad. Oyendo algunas palmitas. Pasando a continuación a la izquierda dando unos naturales, abusando de pico y sin acoplarse. Para terminar la faena con unas manoletinas que no calaron en los tendidos. En su segundo, con la muleta ligo pases sueltos con la derecha sin llegar a acoplarse y con la izquierda toreo hacia las afueras sin ceñirse ni una vez al animal. Parece como si vinieran con la lección estudiada y no tener suficientes recursos para estar delante de un novillo.

Francisco José Espada. En su primero recibió al novillo de capa dándole unos pases sin lucimiento y acoplo perdiéndole pasos, sin sacarle uno limpio. Con la muleta empezó lanceándole por abajo, pasando a dar unos derechazos, muy descolocado perdiéndole pasos y toreándole en rectitud, con la izquierda no supo aprovechar la buena embestida que tenía el novillo, dejándosele escapar ya que en ningún momento supo acoplarse. En su segundo no hubo toreo alguno de capa y con la muleta, no supo acoplarse dando algunos derechazos sueltos siendo aplaudidos por algún público venido de su localidad cercana. Con la izquierda tampoco supo acoplarse. Termino dando unas manoletinas de mal gusto. Pero que parece que eso calienta siempre a una cierta parte del público.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos