Savia nueva en el escalafón novilleril

Ampliar Portada

13 Junio 2010 | Escrito por Miguel Requis | Fotografías de Constante

Novillada con picadores. En una tarde que amenazaba tormenta y que se quedó ideal para el transcurso de la lidia, con más de un cuarto de entrada, se lidiaron 6 novillos de la ganadería de REHUELGA, con desigual presentación, 1º, 2º y 3º más chicos y los tres restantes con más cuajo y trapío que algunos de los toros corridos durante la pasada feria, mostrando un comportamiento variado y que no nos dejó aburrirnos.

1º) DAVIDOSO. Cárdeno bragado meano corrido y lucero. Marcado con el Nº 10, 465 kg. Nacido 10/06. Noble y repetidor, se emplea con codicia de salida en el capote. Recibe el primer puyazo trasero, empujando, tapándosele la salida. Segundo puyazo en la paletilla sin emplearse. Silencio en el arrastre.
2º) PESCADOR. En los carteles pone cárdeno oscuro, aunque lo más parecido fue negro bragado meano. Marcado con el Nº 11, 482 kgs. y nacido 11/06. El más justito de presentación con cara de eral todavía, noble y sin transmisión. Recibe el primer puyazo trasero, cabeceando y sin emplearse. El segundo mejor colocado y sin castigarle. Silencio en el arrastre.
3º) ROMPECARA. Cárdeno claro, Marcado con el nº 14, 458 kgs, y nacido en el 10/06. Aunque era el que tenía menos peso de la novillada, si tenía más cara que sus hermanos anteriores. Bravo y noble en todos lo tercios. Recibe un primer puyazo arriba, metiendo la cara y empujando. Al segundo puyazo, se arranca con alegría al caballo, siendo picado trasero. En banderillas persigue a los rehileteros a la salida del par. Aplausos en el arrastre.
4º) SARGENTO. Cárdeno marcado con el nº 17, 527 kgs y nacido el 12/06. el de más trapío de la tarde, siendo ovacionado a su salida. Manso, encastado y con peligro. Reservón al principio, midiendo en el capote. Primer puyazo, sin emplearse cabeceando, queriéndose quitar la puya, tapándole la salida el del castoreño. El segundo puyazo trasero sin emplearse. Silencio en el arrastre.
5º ACEITUNA. Cárdeno claro, marcado con el nº 2, peso 504 kgs, nacido el 10/06. Bravo, encastado y con poder. De salida aprieta en el capote. Primer puyazo, empuja con codicia, derribando y dejando al del castoreño debajo de su montura, creando momentos de confusión. En el segundo empuja de nuevo, derribando, cambiándose el tercio y quedándose sin picar. Con poder en la muleta, estando por encima de su matador. Ovación en el arrastre.
6º) LUCIANO. Negro entrepelado, marcado con el nº 15, peso 498 kgs. Nacido el 10/06. De salida apretó a su matador, midiendo y reservándose. En el primer encuentro con el caballo, al sentir la puya, se duele saliendo suelto. Segundo puyazo trasero y bajo, durmiéndose debajo del caballo, cambiándose el tercio a petición del matador. Manso encastado y orientado. Silencio en el arrastre.


ALEJANDRO PARRALO: (De rojo rubí y oro con bordados en negro). Se presentaba en Madrid. Media tendida, derribando al novillo sus subalternos. Quiere salir a saludar debido a las palmas de sus partidarios, siendo reprochado el gesto por el resto de la plaza. Cuatro pinchazos y un bajonazo. PITOS.

SALVADOR BARBERAN: (Grana y oro) bajonazo. SILENCIO. Cuatro pinchazos y bajonazo. PITOS.

VICTOR BARRIO: (Grana y oro). Se presentaba en Madrid. Estocada tendida y baja, cae el novillo y petición mayoritaria, OREJA. Estocada caída y estocada entera en lo alto. Petición de oreja, VUELTA AL RUEDO.


Presidencia: D. Julio Martínez Moreno. Sin incidencias hasta el sexto de la tarde, en la que nos dio una de arena, cambiando el tercio de varas sin haber entrado 2 veces el novillo al caballo, previa petición del matador. La de cal, no concediendo la oreja del sexto, que hubiera significado la Puerta Grande del novillero, siendo abroncado por los paisanos del matador y aplaudido por el 7.

Cuadrillas: Sin grandes cosas que comentar, ni para bien ni para mal y si hubiera que destacar algo, los pares de banderillas puestos por Miguel Martín al 6º novillo.

Tercio de varas: Como siempre, se pica mal y trasero, no ejecutándose la suerte como mandan los cánones y privándonos a los aficionados de uno de los momentos más importantes de la lidia. Habría que haber visto una nueva entrada al caballo de los novillos 3º y 5º. Al igual que en lo que llevamos de temporada, en cuanto se aprieta al caballo un poco termina por los suelos, no pudiéndose ejecutar la suerte correctamente. Habría que analizar si por la falta de doma del caballo, por la poca pericia del jinete, o por ambas cosas a la vez, ya que este año está ocurriendo con demasiada frecuencia.


¿HASTA CUANDO 1 + 1 PUERTA GRANDE? MÍNIMO 2 OREJAS EN UN MISMO TORO.

Primera novillada post-feria y vuelta a la “normalidad”. Unos cuantos aficionados, algunos guiris y bastantes acompañantes de autobús. Por eso desde el tendido, al comenzar la novillada, se ha oído preguntar: ¿Dónde están los Taurinos? Esos que pueblan los tendidos en Feria y fuera de ella no se dejan ver.

Esperábamos la novillada de Rehuelga, para ver si veíamos algo diferente de lo visto hasta la fecha y la verdad es que no nos ha defraudado. Aunque no se pueda decir que hayamos visto una gran novillada, los utreros han tenido movilidad y nobleza. También nos ha quedado la misma sensación que con sus parientes de Flor de Jara (antes Bucaré), de que han perdido ese punto de picante y emoción (¿casta?), que hacían diferentes a los toros de este mítico encaste Santa Coloma.

En cuanto a la terna que hacía el paseíllo, me hizo recordar la tarde del 7 de octubre de 2008 (novillada de Moreno Silva), con novilleros poco placeados para enfrentarse a unos novillos encastados y con poder. Si esto no ha ocurrido ha sido porque a los novillos de hoy, como he comentado anteriormente, les ha faltado esa agresividad (casta) que tuvieron aquéllos, ya que el novillero más placeado en la temporada pasada, fue Victor Barrio con 10 paseíllos con caballos. Aparte de la oreja cortada al sexto, el primero, segundo y quinto se han ido con las orejas puestas al desolladero, siendo este último novillo de puerta grande. ALEJANDRO PARRALO, en su primero, no supo acoplarse, ni ver la bondad y nobleza que tenía por ambos pitones y en cuanto al cuarto, el más complicado del festejo, se le vio sin recursos y sin saber qué hacer con tan difícil oponente.

SALVADOR BARBERÁN, al segundo de la tarde (el peor presentado), con movilidad y al que había que llevarle toreado y con la mano baja, le hizo todo lo contrario; fuera de sitio y con la mano alta, resultando una faena deslucida y sin sentido alguno. En el quinto, un novillo con cuajo y bien rematado, al que había poderle para después torearle, se vió desbordado. En su descargo decir que ya nos hubiera gustado ver a algunas de las figuras del escalafón superior con un novillo tan exigente. Esto quizá le haya pasado por venir a Madrid sin estar lo suficientemente preparado.

Mención especial merece VICTOR BARRIO, demostrando con valor y entrega, que tiene ganas de triunfar. Ya le vimos sus intenciones cuando hizo el tercio de quites al segundo de la tarde. Recibiría el de Grajera a su primer oponente en el centro del redondel, con unas tafalleras, un tanto atropelladas pero con mucho mérito, rematando con una media verónica muy ajustada. Empezó la faena en los medios, citando de rodillas y consiguiendo ligar cuatro pases emotivos. En el mismo centro del redondel siguió la faena, dando unas series de naturales bastante templados y de calidad, al igual que algún muletazo por el pitón derecho. Si hay que ponerle algún pero fue que quizá no bajase la mano lo suficiente y que mató de un bajonazo, por lo que la oreja, aunque se pidió mayoritariamente, quizá fuese excesiva. En el sexto y último de la tarde recibió al utrero en tablas del 7, y solamente con aguantarle ya tuvo mérito. Cometió el error de pedir el cambio de tercio con un solo puyazo. (Alguien debería de haberle dicho que en plazas de primera como Madrid, se requieren al menos dos entradas al caballo). Iniciaría la faena en los medios y aunque dio algún muletazo suelto de calidad la faena no tuvo la ligazón deseada. Equivocó la elección de los terrenos, ya que el novillo protestaba y cabeceaba cada vez que acudía al embroque, siendo la embestida más clara cuando al final de la faena se lo llevó a las rayas.

Mataría de un bajonazo y una entera, entrando con decisión. Sus paisanos le pedirían la oreja, estando en su sitio el presidente al no concederla.

Novillero que nos ha dejado buenas sensaciones en su primera cita en el coso madrileño y que habrá que volver a ver para observar su progresión. Que no escuche adulaciones y cantos de sirena, porque lo hecho hoy en Madrid, a pesar del mérito debido a su corto número de novilladas, no es más que un pequeño paso en su carrera. Hoy nos ha demostrando que valor, ganas y formas no le faltan, viniendo a Madrid como hay que venir.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos