Talavante el que más ganas demostró

Ampliar Portada

18 de mayo de 2016 | Escrito por Mario de los Reyes Muñoz | Fotografías de Iván de Andrés

5 toros de Fuente Ymbro y 1 sobrero de Buenavista (1º bis). Animales sin exageración y algunos de ellos, como el sobrero bastante justos de presencia. De juego por regla general bastante falto de casta y raza: b 1º animal que desde que salió de los chiqueros, estaba bastante justo de fuerzas, perdiendo las manos en varias ocasiones. Lo cuidaron mucho en varas. En la muleta, tenia bondad y nobleza, pero sin poco dentro. La res no decía mucho a los tendidos y no se le podía obligar nunca en su viaje, faltándole mucha más casta y raza.

2º el toro manseo mucho en los primeros tercios, saliendo muy suelto de los puyazos recibidos. Ya con la muleta en mano, la res iba, pero sin romper nunca del todo. Aparte de mansear mucho, marcando siempre querencia a los terrenos de chiqueros.

3º en el caballo, no se empleo, en los dos puyazos recibidos. En el ultimo tercios, la res por el pitón derecho medio se dejo, pero sin romper nunca del todo. Por el pitón izquierdo la res tenía el defecto de tirar la cara alta al final del lance. Le falto mucha más casta y raza.

4º le cuidaron mucho al toro en el caballo, dándole dos muy leves puyazos. En la muleta la res no rompió nunca en sus embestidas y tenía muy poco dentro. Le falto mucha más casta y raza, a la hora de embestir a los engaños.

5º la res no se termino de emplear del todo, en los puyazos recibidos. Llego a derribar al equino, en su primer puyazo, pero tampoco fue porque la res empujara con mucho celo. En el último tercio, la res embestía pero sin romper nunca del todo en su condición. Por el pitón izquierdo, se quedaba corto en su recorrido. Le falto mas casta y raza.

6º en los primeros tercios, la res estuvo un poco abanto, yendo un poco a su aire, en el primer puyazo le derribaron al equino. Ya con la muleta en mano, la res desde el inicio de la faena, manseo de manera clamorosa los terrenos de chiqueros. En su querencia la res iba y venía, con cierta bondad, pero sin romper nunca del todo.


Diego Urdiales (añil y oro)(saludos dos avisos y silencio.

Miguel Ángel Perera (verde hoja y oro)(silencio y silencio).

Alejandro Talavante (grana y oro)(saludos tras petición y oreja).


Cuadrillas: en el tercer toro salió a saludar Juan José Trujillo, después de dos grandes pares de banderillas. En el quinto dejo dos buenos pares Curro Javier, salió saludar al tercio.

Tercio de varas: poco a destacar, ya que los animales mansearon bastante y se dejaron dar ante el castigo recibido. Aparte los picadores siempre les estuvieron aliviando el castigo.

Presidente: Trinidad López Pastor Expósito. Se lidiaron algunos animales justos de presencia. Hubo petición de oreja leve, en el tercero de la tarde, pero hizo bien en no atender ya que la faena no fue para tanto.

Público: tarde soleada y agradable, lleno de no hay billetes. Se guardo un minuto de silencio por la muerte hoy, del novillero peruano Renatto Mota.


Una tarde mas de las figuras del toreo, que llegaron a poner el cartel de “no hay billetes”. Cosa de las que necesita mucho la fiesta de los toros, pero luego el espectáculo debe de ir acorde a la expectación creada.

Se presentaba este año en Madrid, el riojano Diego Urdiales que el año pasado ya había dado mucho que hablar y mucho más después de la gran faena que tuve la oportunidad de ver en Bilbao. Junto con Miguel Ángel Perera que volvía a Madrid después del fortísimo percance sufrido el año pasado en Salamanca y el triunfador de hace dos años en San Isidro.

Pero el verdadero triunfador de la tarde, fue el extremeño Alejandro Talavante, después de la gran tarde del pasado viernes, donde planteo una muy buena faena ante un complicado toro de Cuvillo y que después del 15 mayo no tuviera ninguna opción. Hoy completaba su tercer paseíllo en el coso de la Calle Alcalá.

La ganadería de Fuente Ymbro, se presento en Madrid, con la misma tónica que cuando se anuncian las figuras. Animales algunos de ellos, bastantes justos de presencia y que dejaron mucho que desear. Y de comportamiento por regla general bastante descansado y desrazado, incluso alguno de ellos fue manso de solemnidad.

Con el que abría plaza Diego Urdiales dejo algunos muletazos templados y de cierta calidad. Sobre todo gustaron la segunda por el pitón derecho y las dos series con la mano izquierda donde hubo buenos naturales. Lo que sí que le falto es que la faena transmitiera mucho más a los tendidos, ya que a la res a pesar de la bondad, le falto mucha más casta y raza. Aparte tampoco podía obligarle en su viaje, ya que la res estaba muy justa. Lo mato de una estocada entera trasera de colocación.

Con el cuarto de la tarde, gusto mucho menos. Es verdad que el toro que tenía delante, tampoco tenía mucho. Se limito a llevarlo a media altura, sin bajarle nunca la mano y colocado al hilo del pitón sin cruzarse en ningún momento. Se equivoco en alargar en exceso la faena. Lo mato de una estocada entera un poco trasera de colocación, la res se termino echando en tablas de chiqueros.

El extremeño Miguel Ángel Perera, con su primero, no dijo mucho a los tendidos ante un toro que tenía muy poco dentro. Solo se pudo limitar a llevarlo a media altura, sin poder bajarle nunca la mano y colocado al hilo del pitón sin cruzarse. El diestro tampoco tuvo mucha ambición y ganas de demostrar más. Lo mato de un pinchazo, que fue suficiente para que la res se echara en tablas del tendido dos.

Comenzó en el quinto de la tarde, dándole tres cambiados por la espalda, alguno de ellos ajustados de ejecución, lo que remato con un templado cambiado de muleta de mano por delante y un pase de pecho. Después no dijo mucho a los tendidos, el extremeño tampoco quiso exponer mucho, llevándolo sin muchas apreturas y sin ceñírselo en ningún momento. Lo mato de un pinchazo y una estocada entera un poco trasera y caída de colocación. La res se termino echando, pero el puntillero no acertó, levantándolo.

El triunfador de la tarde, Alejandro Talavante, con el tercero de la tarde. Dejo dos buenos pares Juan José Trujillo, cuadrando muy bien en la cara del animal. Comenzó al hilo de las tablas del tendido 5 - 6 dándole tres ajustados estatuarios, lo que remato con tres bellos obligados por bajo y un pase del desprecio. La faena comenzó a romper al rematar la segunda serie con la mano derecha, con un templadísimo cambiado de muleta de mano por delante. Después cuando cogió la mano izquierda, la res era más deslucida y le volteo de manera muy aparatosa. Volvió a la mano derecha, para darle unos buenos muletazos a pies juntos y unas manoletinas ajustadas. Lo mato de una estocada entera caída de colocación.

En este tercer toro, hubo petición de oreja, un poco excesiva, ya que en la faena hubo momentos de interés, pero nunca rompió del todo. Aparte también la estocada no fue buena.

El sexto de la tarde, un animal que desde el inicio de la faena de muleta, dio claros síntomas de mansedumbre en los terrenos de chiqueros. Alejandro en lugar de intentar sacárselo a los medios, le realizo la faena donde quería el animal. Al hilo de las tablas del tendido 3, le dio lances de mucho merito y calidad, en una faena que fue de menos a más y termino metiéndose a la gente en los tendidos.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos