Tarde de descaste y aburrimiento

Ampliar Portada

Plaza de toros de Las Ventas, feria de San Isidro. Festejo del 14/06/2019 con toros de Fuente Ymbro -

Antepenúltima de feria. Se lidiaron cinco toros de la ganadería de Fuente Ymbro, de procedencia Domecq, vía Jandilla, y un sobrero del Conde de Mayalde, de procedencia Juan Pedro Domecq, al haber sido devuelto el sexto por invalido.

Tercera comparecencia del hierro de Ricardo Gallardo en esta feria, y continúa la misma tónica que en las dos anteriores. Corrida bien presentada y astifina, muy mansa y descastada en los caballos, y algunos de ellos (3º, 4º y 5º), “colaboradores” en la muleta. Da la impresión de que Don Ricardo está buscando el tipo de medio toro, noble y soso en la muleta, que tanto gusta a las figuras, aún a costa de descastar peligrosamente la ganadería.


1º) Vinazo, N.º 100, Nacido en julio del 2013. Negro Listón. 547 kg. Sale huyendo de las dos varas, mansea en banderillas y se raja definitivamente en la muleta. Pitos en el arrastre

2º) Retama, N.º 61. Nacido en febrero del 2015. Negro. 597 kg. Busca excusas para no acudir al caballo, por lo que se simula la suerte. Algunas palmas, injustificadas, en el arrastre

3º) Patrullero, N.º 54. Nacido en diciembre del 2013.Negro Listón, 528 Kg. Manso en el caballo. Se arranca pronto y galopando en banderillas. Nuevamente, palmas injustificadas en el arrastre.

4º) Sacacuartos, N.º 104. Nacido en noviembre del 2014. Castaño, 568 Kg. Queriéndose quitar el palo y saliéndose de la suerte en varas. “Vale” para la muleta. Palmas en el arrastre. Los públicos de hoy pasan del tercio de varas al juzgar el comportamiento de los toros.

5º) Agitador, N.º 146, Nacido en agosto del 2014. Negro Listón, 573 Kg. El mismo comportamiento de manso en varas que sus hermanos. El más “toreable” con la muleta del encierro. Aplaudido en el arrastre.  

6º) Joyero, N.º 38. Sobrero del Conde de Mayalde. Nacido en diciembre del 2013.Castaño, 595 Kg. Dos varas, la primera en el caballo que hace puerta, apretando. Mansea en banderillas y noblón en la muleta. Silenciado camino del desolladero.


Morenito de Aranda: (Verde botella y oro) 1º) Pinchazo y estocada caída, un aviso SILENCIO 4º) Metisaca, pinchazo y estocada muy caída, un aviso SILENCIO   

Pepe Moral: (Azul rey y oro) 2º) dos pinchazos sin soltar, echándose fuera y estocada habilidosa SILENCIO 5º) Pinchazo sin soltar saliéndose, estocada y dos descabellos, aviso PITOS  

José Garrido: (Vino de Marsala y oro) 3º) Bajonazo, aviso SILENCIO 6º) Tres pinchazos, media tendida, bajonazo, tres descabellos, dos avisos, SILENCIO


Presidente: Don Gonzalo J. de Villa Parro. Nos temíamos lo peor, después de que, en la corrida del 15 de mayo, con toros de este mismo hierro, “regalara” la puerta grande más discutida de la feria. Al final no tuvo complicaciones, y estuvo acertado devolviendo el muy protestado sexto.

Cuadrillas: Nada que destacar. Continúa la tónica de varas traseras y caídas, y de tapar la salida, que han hecho volver a escuchar el “Picador……que malo eres” de todos los días. La situación actual del tercio de varas es desastrosa y requiere un análisis en profundidad.

Incidencias y otros:

Tres cuartos de entrada, en tarde muy ventosa y fría. El viento dificultó la lidia en muchos momentos.


Los resultados de la reseña, con tarde de silencios y pitos, nos indica lo poco que hoy podemos destacar de la actuación de los toreros.

A Morenito de Aranda le correspondió el manso y rajado primero, un toro que el mes que viene cumpliría seis años, sin duda el peor toro del encierro, al que recibió a porta gayola, y al que en la muleta le toreó en base a series con la derecha, sin ningún mando, de las que el toro salía mirando a las tablas hasta que se rajó definitivamente. A destacar que todas las series las remató por bajo, lo que se agradece en estos tiempos en que parece que el único remate aplaudido es el pase de pecho, sin tener en cuenta la condición del toro. En el cuarto sesión de medios muletazos, muchos de ellos enganchados, que no dijeron nada a los tendidos.

Pepe Moral, que brindó sus dos faenas al público, eso sí que es insistencia, se mostró sin quietud, sin temple y sin colocación en el 2º, en el que hay que decir que el viento le molestó especialmente. En el quinto, comenzó la faena citando desde los medios y con las zapatillas metidas en la montera, para dar un pase cambiado por la espalda, muestra de disposición que sólo le duró un muletazo; continuó la faena muy despegado y desconfiado, hasta que logró una serie aceptable con la derecha cuando el toro, y el público, ya se habían aburrido.

José Garrido abusó en su primero de las carreritas para colocarse entre muletazo y muletazo, al quedarse siempre descolocado, para luego torear sin mando y sin sentido del temple. En el sobrero que le correspondió en sexto lugar vimos un torero inicio de faena, y una serie con la derecha, sin nada más que destacar hasta que pegó el sainete con la espada. A punto estuvo de que le sonara el tercer aviso

Y así terminó esta corrida sin historia, mientras el público corría hacia las puertas huyendo del frío y del aburrimiento.

Haga clic encima de cada imagen para poder ampliarla.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos