Toros, torero y cuadrillas de saldo

Ampliar Portada

05 de junio de 2015 | Escrito por Carlos M. Hernández Basilio | Fotografías de Constante

Vigésimo novena de la feria de San Isidro. 6 toros de Victorino Martín (Encaste Saltillo-Santa Coloma-Marqués de Albaserrada). Una moruchada indigna de esta plaza y de esta afición. Desigual de presentación, floja, mansa en los caballos, deslucida, descastada y sin clase ninguna para la muleta. Un auténtico saldo.

1º) Murrieto. Victorino Martín. Nº 73. Nacido en Febrero del 2010. Cárdeno oscuro. 514 Kg. Flojo, manso en el caballo, sin recorrido en la muleta y saliendo con la cara alta. Pitado en el arrastre.

2º) Petraquista. Victorino Martín. Nº 70. Nacido en Enero del 2011. Cárdeno claro. 504 Kg. Protestado de salida. No pelea en el caballo. Desarrollando sentido en la muleta. Pitos en el arrastre.

3º) Platirrino. Victorino Martín. Nº 56. Nacido en Febrero del 2011. Cárdeno. 510 Kg. Se deja pegar saliéndose suelto del caballo. Pitado en el arrastre.

4º) Mojonero. Victorino Martín. Nº 79. Nacido en Enero del 2011. Cárdeno oscuro. 546 Kg. Anovillado y sin remate. Muy protestado de salida. Cabecea y se sale del embroque en el caballo. Bronca en el arrastre.

5º) Corretón. Victorino Martín. Nº 20. Nacido en Enero del 2011. Cárdeno oscuro. 566 Kg. Quizá el mejor presentado de la desigual corrida. Flojo y saliéndose suelto. Muy protestado en el tercio de varas. Abroncado en el arrastre.

6º) Mentorillo. Victorino Martín. Nº 82. Nacido en Febrero del 2011. Cárdeno oscuro. 527 Kg. El único bien picado por Tito Sandoval. Cabeceando y sin un pase en la muleta. Un auténtico morucho para cerrar una auténtica moruchada. Gran bronca en el arrastre


Manuel Jesús “El Cid”. De nazareno y oro con remates blancos 1º) Metisaca en los bajos del costillar que termina con la vida del toro SILENCIO. 2º) Media estocada SILENCIO 3º) Pinchazo sin soltar y bajonazo SILENCIO. 4º) Estocada y dos descabellos PITOS. 5º) Pinchazo y tres descabellos BRONCA. 6º) Pinchazo en lo alto y un descabello BRONCA MONUMENTAL, LLENÁNDOSE EL RUEDO DE ALMOHADILLAS.


Presidencia: Don Julio Martínez. Incumplió el reglamento al cambiar el tercio de banderillas del cuarto toro con sólo tres palos, aunque el escándalo que estaba protagonizando la cuadrilla, y el cariz que estaba tomando la tarde pueden justificar su antirreglamentaria decisión.

En las cuadrillas, un enorme desastre. Entre los picadores sólo se puede destacar una vara de Tito Sandoval al sexto toro, y en banderillas, un extraordinario par de Curro Robles en el primero y otro de Cándido Ruiz en el sexto.

Incidencias y otros: Lleno. El subalterno David Saugar “Pirri” sufrió una herida en la axila de 15 centímetros durante el tercio de banderillas del cuarto toro. Pronóstico menos grave.


El diestro de Salteras fue recibido con una fuerte ovación, que le obligó a saludar desde el tercio al finalizar el paseíllo. La afición venteña quería así agradecerle el gesto de encerrarse con seis victorinos en la recta final de esta feria de San Isidro. Poco nos podíamos imaginar que esta sería la única ovación que escucharía El Cid a lo largo de esta corrida para olvidar.

Pocas veces la afición ha mostrado más paciencia con un torero y un ganadero que esta tarde; en los tres primeros toros ha guardado silencio al torero al final de la lidia, esperando que algún toro recordara lo que fue la ganadería de Victorino Martín y permitiera que el torero nos recordara lo que fue Manuel Jesús “El Cid”.

Pero no ha sido posible; a partir del cuarto toro, protestado con fuerza de salida por su tipo anovillado y sin remate, su mansedumbre en el caballo y con el escándalo que la cuadrilla ha ofrecido en banderillas las protestas han ido aumentando hasta terminar en una gran bronca al finalizar el sexto con lanzamiento de almohadillas.

No sirve de excusa para El Cid la moruchada que ha tenido delante, pues toda la tarde se ha mostrado sin sitio, sin recursos, enganchado, encimista, ahogando las escasas embestidas de sus oponentes, sin actitud ni ganas de plantar cara a lo que se le venía encima en la que a priori era una tarde muy especial y el reto más importante de su carrera. Para colmo muy mal con los aceros.

Cuando ya la isidrada llega a su fin, a falta únicamente de la corrida de Miura del próximo domingo, parece claro que esta ha sido la peor feria que recordamos en muchos años.

Han convertido la plaza de Las Ventas en la “primera plaza de tercera del mundo”, labor a la que ha colaborado la presencia de ese nuevo público de aluvión, que mejor que “del clavel” habría que calificar del “Gin Tonic” (Las Ventas se ha convertido en un “botellón” autorizado, donde la juerga sigue incluso por las noches), unas autodenominadas “figuras” que han perdido el norte de lo que es torear y de lo que significa ser torero, y a la que han colaborado también algunos medios de comunicación, principalmente alguna televisión de pago que, olvidándose de que sus televidentes ya son aficionados, ha alentado un triunfalismo de engañabobos, amparado en la facilidad de pañuelo de los del botellón, y en algunos obsequiosos presidentes.

Algún día, cada vez más próximo, cuando todo esto no dé más de sí y se les acabe el chollo, se darán cuenta de la barbaridad que han cometido al cargarse este espectáculo, durante siglos lleno de emoción, bravura, valor y arte.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos