Y… nos cayó el diluvio

Ampliar Portada

27 Marzo 2011 | Escrito por Jesús Delgado | Fotografías de Constante

Novillada con picadores. Con cerca de ¼ de entrada se han lidiado cinco novillos de Los Chospes, de bonitas hechuras, alguno sin nada que envidiar a más de un toro de los que les corresponde a las figuras en esta misma plaza, pero de comportamiento nulo, descastados y faltos de fuerza. El tercero tuvo algo de alegría y transmisión pero duró poco y llegó a la muleta moribundo como el resto de sus hermanos. El primero, segundo y cuarto inválidos desde la salida. El sexto ejemplar fue de la ganadería pacense de Navalrosal (6º bis) y dio mucho más juego que los cinco anteriormente lidiados sin ser un derroche de casta ni calidad. Pero «en el país de los ciegos…», o «tal como estaba la tarde…» Excusas. Del mal el menos.


Esaú Fernández: (blanco y oro), Estocada baja (silencio). Pinchazo, pinchazo hondo y descabello (silencio).

Sergio Flores: (blanco y oro), Pinchazo y estocada (silencio). Estocada baja (división de opiniones).

Emilio Huertas: (verde mar y oro), Pinchazo hondo y estocada tendida (silencio). Estocada caída y algo trasera (vuelta al ruedo).


Presidencia: Presidía el festejo D. Manuel Muñoz Infante. Esta tarde mantuvo una actitud algo desconcertante. Mal en el aspecto de la devolución de los inválidos y, sobretodo, en la dejadez con la que se toma el tercio de varas. En la segunda entrada al caballo del quinto de la tarde fue el culmen del despropósito. Por otro lado, algo incoherente pero a la vez acertada, fue la decisión de no suspender el festejo.. Pero algo arriesgado visto desde el tendido. Claro, como él lo ve desde el palco…

Tercio de varas: 1er novillo: Picado por Nicolás Flores. En el primer encuentro únicamente sujeta al animal tapándole la salida. En la segunda entrada, vuelve a sujetarle marcando en el sitio. Sin picar.

2º novillo: Picado por Romualdo Almodóvar. En la primera vara no le pica debido a la manifiesta invalidez del burel desde su salida por chiqueros. En el segundo envite tampoco lo pica, únicamente marca al inválido allá por el tendido 9. Otro sin picar y cambiándose de tendido. Claro que viendo la fuerza del animal…

3er novillo: Picado por Santiago Morales “Chocolate”. En el primer puyazo, con el animal bien puesto para la suerte de varas, pica trasero y en la paletilla, y en la segunda entrada tapa la salida y le pega delantero.

4º novillo: Picado por Antonio Rafael García. El primer puyazo, poniendo el toro debajo del caballo (literal) y tapándole la salida, le pica poco y trasero. En el segundo envite, viendo supongo su invalidez, lo marca trasero.

5º novillo: Picado por Manuel Bernal. Pica en la paletilla negándose a rectificar ya que mantuvo al novillo un rato en la puya. El segundo envite fue vergonzoso ya que el novillo llegó a cámara lenta al caballo y el picador puso la puya antes de hacer que apretaba. Sin picar. Y el presidente considera eso una entrada al caballo en una plaza como las Ventas. Corrupción. ¡Qué vergüenza de presidente!

6º novillo: Picado por Juan José Martínez. Muy mal picado. El primer puyazo lo picó trasero tapándole la salida y el segundo en la paletilla. Ambos con tiempo de rectificar. Pero no lo consideró oportuno. Y salió ovacionado de la plaza. ¡Jodelé!.

Tercio de banderillas: Aseados en general viendo el estado del piso. Esta vez tenemos que destacar positivamente a dos hermanos. José Otero en el sexto bis donde pareó con soltura y dificultad sus dos pares, especialmente bueno el segundo. Además el único par que puso al novillo titular, devuelto después de parear por primera vez fue incluso mejor. Mención aparte merece Ángel Otero, sin duda el que mejor sabor de boca nos dejó a todos, pareando a la antigua usanza. Recreándonos en la suerte, su segundo par fue, simplemente, excepcional, sin paliativos. Saludó al parear a este ejemplar.

Sergio Flores debuta en Madrid con el novillo nº 67 de nombre “Sevillano” de 494 kilos de peso y marcado con el hierro titular del festejo.

La ganadería “Los Chospes” debutaba en Las Ventas pero no pudo tomar antigüedad, aún con la complacencia del señor presidente, al no lidiar el encierro al completo.

Pesos de los novillos: 481, 480, 486, 506, 478 y 475


La cantidad de agua caída esta tarde en la plaza de toros de Las Ventas ha marcado por completo el devenir de los acontecimientos, aunque si realmente somos coherentes y aficionados, lo que ha marcado la tarde han sido esos cinco ejemplares de la ganadería titular del festejo. No han tenido fuerza ninguna ni han derrochado gota alguna de casta para conseguir que los animales tuviesen algo que trasmitir. No han rodado por el albero mojado de la plaza de Madrid porque los picadores no se han dignado a picarlos, y aún así, alguno ha besado el suelo. Si es verdad que casi todos tenían buena presencia, pero se quedó en eso, únicamente en apariencia. Mención aparte merece el sobrero lidiado en sexto lugar de la ganadería de Navalrosal, de diferente encaste que los titulares. Bajo estas premisas se desarrolló el festejo. Esaú Fernández realizó una labor discreta aunque tenga la excusa de que en sus dos actuaciones cayesen sendos aguaceros. En su primero se encontró con una situación que creo no se imaginaba antes del festejo. Una chupa de agua de aúpa y un toro flojo, parado y sin transmisión. De poco le sirvieron esas ganas que parecía que tenía al recibir a portagayola a su primer ejemplar. Abrevió supongo que esperando que las condiciones mejorasen en el siguiente. Y algo sí mejoraron pero no en lo climatológico. Tuvo algo más de toro, pero poco. Se desplazaba algo mejor por el pitón derecho, al cual sacó algún muletazo jaleado por el respetable, pero más por las circunstancias que por la calidad de éstos. Al natural no supo acoplarse otorgando únicamente medios pases que nos llevaron de nuevo a estar más pendientes de no empaparnos que de lo que sucedía en el ruedo. Y todo esto a puertas de la alternativa, cerrada para el día 3 de mayo en la Maestranza. ¿No lo ven ustedes contraproducente? Esto es el mundo al revés. ¿No debería venir a Madrid y aquí, en el ruedo, ganarse la alternativa del día 3 de mayo en Sevilla? Pero esto está montado como sólo les interesa a algunos, que obviamente no somos nosotros.

Debutaba esta tarde el mexicano Sergio Flores. En su primer ejemplar no dejó malas sensaciones del todo. Nuevo en la plaza destacaron la manera de ejecutar los pases de pecho rematados por detrás de la cadera. Con el capote alguna verónica, algo atropellado, nos hizo concebir alguna esperanza que luego no llegó a redondear. En su segundo, un novillo que embestía a arreones, estuvo más voluntarioso que acertado. Por la mano diestra le enganchaba todos los muletazos. Encontró la forma de que no le enganchara cuando cambió a la zurda pero muy perfilero y sin aguantar al animal. Según estaba la tarde tampoco arrastraban la franela por el piso, pues se empapaba, y decidió llevarlo a media altura. Con todos estos condicionantes la tarde de su debut quedó en papel mojado. Pero la impresión es que deberíamos volver a verlo, que no es poco.

novillada 27 marzo 2011 Emilio Huertas recibió al tercero con cuatro verónicas rematadas por media y revolera. Colocó al novillo al caballo y emergió la posibilidad de algo importante. Además había dejado de llover. Los hermanos Otero nos deleitaron no sólo con los dos fabulosos pares de banderillas de Ángel Otero, el segundo buenísimo, sino con una brega de José Otero digna de destacar. Todos cumplían hasta el momento menos el picador, claro. Con lo bien que íbamos. Con su forma de picar dejó al único animal que se había movido hasta el momento en punto y final. Ahí se acabó el toro, y, por ende, el resto del cuento. Perfilero, con enganchones, medios muletazos,… muchos defectos aún por pulir. Es verdad que el viento supuso un hándicap a estas alturas de la tarde. Y para rematar lo mal que se había puesto la cosa, Miguel Ángel Ramírez tuvo que apuntillar nueve veces para encontrar la muerte del animal. Cierto que en su segunda actuación puso un buen par de banderillas. El sexto del festejo fue un sobrero de Navalrosal. Con menos cara pero bien presentado en términos generales tuvo un comportamiento contrario a los anteriores ejemplares. En lugar de ir de más a menos fue de menos a más. Buena virtud. Emilio lo intentó por la diestra. También al natural. Lo único que consiguió fue la ligazón pero muy fuera de sitio y con enganchones. Muy poco. Emilio jaleado por el público siguió dando muletazos. Pero el novillo se le fue con las orejas al desolladero. Orejas que debería haber paseado Emilio Huertas por el albero en lugar de dar esa vuelta al ruedo que no creo le sirva en un futuro para forjarse como torero. Puede que sí le sirva para otras cosas, ya sabemos cómo está montado este tinglado.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos